Inicio Noticias Zeke Elliott tiene que mejorar significativamente este 2021

Zeke Elliott tiene que mejorar significativamente este 2021

2090
0

Aparte del Mariscal Dak Prescott, quizás el elemento que recibe más importancia de los Cowboys es el corredor Ezekiel Elliott. Después de todo, es uno de los mejores pagados en su posición y se espera que su rendimiento vaya de la mano con su gran extensión. No obstante, esos resultados no se vieron en la pasada campaña. Generando un gran montón de dudas, sobre sobre todo con respecto al futuro del jugador.

Y es que en 2020, el jugador se distanció bastante de sus grandes rendimientos tanto en 2016 como en 2018. Cabe destacar que en ambas campañas se convirtió en el líder de toda la NFL en yardas por tierra. Manejando 1631 y 1434 respectivamente.

Por supuesto, 2019 tampoco se quedó atrás, a pesar de mantenerse en huelga y no hacer la pretemporada en Oxnard para ese año. En total, alcanzó 1357 yardas en un total de 301 acarreos, promediando 4,5 en cada acción.

Como ya se mencionó, el año pasado fue un punto muy bajo para Elliott. Tan solo promediando 4,0 yardas por acarreo, un total de 979 yardas e inclusive se perdió su primer encuentro en su carrera por lesión ante los 49ers. Entrando en su lugar Tony Pollard y dejando gratas impresiones que nuevamente cuestionaron el futuro del corredor.

Otra cosa que dejaron mucho de que hablar fueron sus balones sueltos forzados. Para un corredor profesional en la liga, esto es algo que no debe suceder y Elliott lo hizo un total de seis veces. De los cuales, cinco de ellos los recuperaron los rivales con resultados negativos para los Cowboys. Algo similar sucedió en 2018, aunque en esa campaña, los otros equipos tan solo recuperaron el balón una vez.

El aspecto deportivo no deja de ser importante, pero tampoco hay que dejar de lado el económico. Entre su salario base junto a sus respectivos bonos, Elliott estaría cobrando un total de 13,7 millones este año, y 16,5 millones para 2022.

Tras ver los encuentros de la campaña de los Cowboys en 2020, es claro y evidente que Elliott no estuvo a la altura por algunas circunstancias que se dieron. Como las lesiones de los tackles ofensivos, los cambios de alineaciones constantes en la línea ofensiva y la lesión de Dak Prescott en la semana 5. Sin embargo, para el contrato que ha recibido, lo que se espera del jugador es que pueda destacarse a pesar de las adversidades. Y en esto Zeke falló por mucho.

Igualmente, se habla mucho de la posibilidad de simplemente dejarlo ir. Claro está, suena mucho más fácil decirlo que hacerlo. De liberar a Elliott después del primero de junio, estamos hablando de más de 26 millones de dólares en dinero muerto. Y en adición, hay una cláusula muy interesante en su contrato. Como ya es parte del roster este año, también ha garantizado su salario para el año 2022. Así que todo parece indicar que la organización sigue contando con Zeke. Pero esperan también que sus acciones mejoren la balanza de los resultados en los Cowboys. Ya que la intención en cada campaña es no solo ir a postemporada, sino acceder al Super Bowl a como de lugar.

De cualquier manera, la organización se encuentra atada a Zeke Elliott al menos hasta el final de la campaña 2022. En todo caso si desean liberarlo antes que comience la temporada de 2023, tan solo recibirían un golpe en el tope salarial de 2,6 millones de dólares. Tomando en cuenta las circunstancias, esto ya sería algo que se podría manejar.

Como aspecto positivo, se espera que la extensión de Prescott pueda ayudar un poco a Zeke en un mayor desenvolvimiento como atleta. Se notó mucho la falta en el campo tras la lesión y Zeke pasó muy desapercibido en una gran cantidad de encuentros. Sobre todo cuando le tocó jugar con Dalton, Gilbert o DiNucci como Mariscales.

En resumen, la próxima campaña será un todo o nada para Elliott. En lo que respecta a su posición, los corredores pueden perder parte de su rendimiento a medida que pasan los años. Por lo que Zeke tiene este 2021 para demostrar de lo que está hecho o su tiempo en los Cowboys será cada vez menor. No quedan dudas que si la línea ofensiva se mantiene estable y Dak se llega a encontrar a tope, Elliott no tendrá problemas en mejorar los números nefastos que alcanzó en 2020.