Inicio Campo de Entrenamiento Zeke Elliott se defiende de las críticas y de sus bajos números...

Zeke Elliott se defiende de las críticas y de sus bajos números en la Semana 1

1746
0

Cada vez que los Cowboys pierden, siempre habrán algunos señalados por el rendimiento. En el caso de la derrota ante Tampa Bay, las mayores críticas se las está llevando el pateador Greg Zuerlein. Tras la diferencia de tan solo dos puntos, el haber perdido siete entre dos intentos de gol de campo y un punto extra han pesado mucho. Sin embargo, las estrellas del equipo tampoco quedan relegadas si no se llegan a notar mucho. Y este ha sido el caso particular del corredor Zeke Elliott. Quien prácticamente estuvo inexistente en las estadísticas del equipo.

En total, el running back tan solo logró 11 acarreos para 33 yardas. Junto a estos números, dos recepciones más para otras seis yardas. Ciertamente, ese no es el nivel que se espera de un corredor que tiene un contrato multimillonario. Sin embargo, Elliott se ha defendido de las críticas, ya que estuvo realizando otras labores mientras se mantuvo en el campo de juego.

“Si conocen de fútbol americano y están en estas instalaciones, entonces se pueden dar cuenta que alguien tuvo un juego sólido sin tener las mejores estadísticas”, afirmó Zeke. “Creo que si están diciendo eso, deberían estudiar y revisar un poco más”.

Y es que a pesar de los pocos números que Elliott pudo tener en el Raymond James Stadium, su labor se tradujo de otra forma. El corredor estuvo bloqueando a una defensiva de Tampa Bay que iba por todo contra Dak Prescott y su juego de pases. Sin lugar a dudas, esto ayudó al trabajo del Mariscal de campo vaquero. Quien de 58 intentos completó 42 pases para 403 yardas y tres anotaciones.

Elliott está plenamente consciente que quizás pudo dar más en el juego por tierra, pero también entiende que el cuerpo técnico puede pedirle otras obligaciones si el plan principal no funciona. Es algo habitual durante un juego y se pudo ver durante la presentación de Zeke.

“En cada jugada me dan un trabajo”, continuó Elliott. “Es mi trabajo hacerlo lo mejor que pueda. Me enorgullece mucho hacer varias cosas y creo que es importante para un corredor mantener al Mariscal de campo seguro, mantenerlo intacto”.

Claro está, no hay que malinterpretar estas declaraciones de Elliott con el hecho que no buscará hacer más de 100 yardas por tierra cada vez que salga al campo. El lema “Feed Zeke” está más vivo que nunca y el jugador sabe que tiene una gran responsabilidad este domingo por la tarde ante los Chargers.

“Claro que tengo hambre”, añadió el corredor, tras el hecho que en la Semana 2 sabe que tendrá que aumentar sus números de manera exponencial.

De cualquier manera, si Elliott tiene que volver con labores de bloqueo en el SoFi Stadium, los Cowboys siguen contando con la opción de Tony Pollard. Otro jugador que realmente sufrió con la defensiva de los Bucs, logrando tan solo tres acarreos para 14 yardas. Eso sí, en el juego de pases se mantuvo bien, con cuatro recepciones para 29 yardas.

Lo que si no se van a disipar van a ser las críticas si eso vuelve a suceder. Con todo y que el mismo entrenador en jefe Mike McCarthy respeta la actitud del running back y el compromiso que tiene con el equipo. En especial con su trabajo en el campamento de entrenamiento y los kilos que perdió para ser mucho más veloz y ligero.

“No lo ha hecho, realmente no”, dijo McCarthy cuando se le preguntó si Elliott expresó alguna frustración. “Sé que digo esto todo el tiempo, pero es el mismo muchacho todos los días. Estuvo en las reuniones de Mariscales de campo más temprano, y todo para él es fútbol americano. Él entiende exactamente el por qué de lo que estamos haciendo. Definitivamente está a bordo”.

De cualquier manera, Zeke conoce las responsabilidades que tiene en el equipo y buscará la victoria a como de lugar en condición de visitantes. No deja de ser un gran reto, pero ante lo que demostraron contra Tampa Bay, los Cowboys saben que están para grandes cosas. Incluyendo a Ezekiel Elliott, quien hará lo que sea necesario para darle la victoria al equipo. Inclusive sacrificar sus números de ser necesario.