Inicio Jugadores Tyrone Crawford se siente “sorprendentemente bien” y espera volver al 100% para...

Tyrone Crawford se siente “sorprendentemente bien” y espera volver al 100% para el 2020

1712
0

Aunque la directiva ha hecho todo lo posible por crear un equipo sólido en todas las posiciones, continúa habiendo un par de ellas con un signo de interrogación encima, una de esas posiciones en la de DE.

Por lo menos en uno de esos puestos está asegurado con la titularidad de DeMarcus Lawrence, pero la verdadera duda es quien jugará del otro extremo.

Randy Gregory o Aldon Smith, cualquiera de esos dos sería una gran apuesta en esa posición, sin embargo, el futuro de ambos continúa siendo incierto, pues no han recibido respuesta por parte del comisionado de la NFL con respecto a su reinserción a la liga.

Los Cowboys también tienen una posibilidad con el recién reclutado Bradlee Anae, aunque es muy poco probable que le den la titularidad a un novato seleccionado en quinta ronda.

El encargado de la titularidad en esa posición por los últimos años había sido Tyrone Crawford, aunque problemas en sus caderas lo obligarían a perderse casi toda la temporada pasada.

No obstante, luego de pasar por el quirófano para una fuerte cirugía en ambas caderas, Crawford afirma sentirse bien y cree estar listo para tener un impacto en su regreso para la temporada 2020:

“Obviamente, una cirugía de doble cadera no es ningún chiste. Pero me siento genial, listo para empezar a trabajar”, dijo Crawford, a través de la página web oficial de los Cowboys. “Sorprendentemente, me siento genial. No pensé que me iba a sentir tan bien como me siento en este punto de la recuperación.”

Crawford tuvo 34 tacleadas, 5,5 capturas de mariscal y un fumble forzado cuando fue titular en 15 partidos durante la temporada 2018. Posteriormente tendría tres tacleadas y una captura de mariscal durante su corta temporada del año pasado.

De ciertamente volver Crawford a un buen nivel, y que el comisionado de la NFL le de luz verde bien sea a Smith o a Gregory, los Cowboys pasarían de tener una posición de DE débil a una de las más fuertes en toda la defensiva.