Inicio Jugadores ¿Será 2020 un buen año para Jourdan Lewis con los Cowboys?

¿Será 2020 un buen año para Jourdan Lewis con los Cowboys?

660
0

La llegada de un nuevo cuerpo técnico a los Cowboys es, para muchos jugadores, una gran oportunidad de mostrar su valía. En especial, para quienes juegan en posiciones con una alta competencia. Y uno de los que puede tener una oportunidad dorada esta temporada es el esquinero Jourdan Lewis.

En su cuarta campaña con Dallas, Lewis tendrá la oportunidad de recuperar el terreno perdido en los dos años anteriores. Sin embargo, el defensivo tendrá que superar algunos retos para tener un papel destacado en esta temporada.

Alta competencia con Anthony Brown.

El primer obstáculo que tendrá que superar Lewis es su competidor por el puesto de esquinero: Anthony Brown. Llegado al equipo en 2016, un año antes que Lewis, Brown le tiene ganada la partida por la titularidad desde 2018.

Las razones por las que el cuerpo técnico eligió a Brown sobre Lewis son varias. Primero, es más alto y pesado, y tiene una mayor capacidad para disputar pases. Además, puede jugar como cornerback interior o exterior, ofrece mayor velocidad y una mejor cobertura. Aparte, su nivel de juego es más consistente que el de Lewis.

Sin embargo, la pasividad de Brown en la línea de scrimmage es uno de sus puntos débiles,  ya que permite que los receptores lo intimiden con facilidad. Otra faceta donde tampoco destaca es la de tacleador. De hecho, en 2019 perdió el 29,2% de sus intentos de tackleo. Y es aquí, en los puntos débiles de Brown, donde Lewis puede tomarle ventaja.

Las virtudes de Lewis, su carta a jugar

Si bien la altura de Jourdan Lewis es su principal desventaja, especialmente con los coaches que prefieren tamaño en vez de potencia, hay algunas facetas en las cuales destaca por encima de Anthony Brown.

La primera de ellas es su cobertura. A pesar de ser bajo y ligero, cuenta con un físico que le permite reducir la velocidad de los receptores contarios. Aparte, hace sus labores defensivas de forma tan limpia que rara vez es penalizado.

Otro punto que pone a Jourdan Lewis en ventaja es su capacidad para bloquear el juego por tierra. Si bien no es un golpeador en todo el sentido de la palabra, puede derribar al portador del balón sujetando la parte inferior de su cuerpo.

Aparte, y a diferencia de Brown, Lewis solo juega como esquinero interior. Sin embargo, hace un gran trabajo en esa posición gracias a su inteligencia futbolística y su capacidad para leer las rutas de carrera de los rivales. De hecho, son pocas veces que se ve superado en la zona de cobertura.

Sin embargo, Lewis tiene otras desventajas aparte de su altura. Una es su falta de velocidad, la cual le causa muchos problemas al momento de las coberturas. Aparte, su nivel de juego suele tener altibajos, alternando grandes actuaciones con días de bajo rendimiento.

El favorito de los fanáticos, pero no de los coaches.

Llegado a Dallas como selección de tercera ronda del Draft 2017, Lewis despuntó en su año de novato dejando buenos números: 54 tacleadas combinadas, 10 pases defendidos y una intercepción de 25 yardas. Esto le convirtió de inmediato en uno de los jugadores favoritos de la fanaticada de Dallas.

Sin embargo, el cambio de coordinador defensivo en 2018 frenó su proyección. Con la llegada de Kris Richard, quien prefería los esquineros más altos, Lewis quedó relegado a un rol secundario. Esto se vio reflejado en su producción: 12 tacleadas combinadas, un pase defendido, una intercepción y dos balones sueltos recuperados en dicha campaña.

Aunque el esquinero tuvo mayor participación en 2019 debido a las lesiones de sus compañeros, no logró cambiar la forma de pensar de los coaches. Tanto Richard como Rod Marinelli (ex coach de línea defensiva) seguían prefiriendo jugadores de mayor altura, a pesar de las cualidades que podía ofrecer Lewis.

Nuevo cuerpo técnico, una nueva oportunidad para Lewis.

Sin embargo, con la llegada de Mike McCarthy y un nuevo staff técnico, Jourdan Lewis tiene la oportunidad de revertir esta situación.

De hecho, se habla de un “borrón y cuenta nueva para todos”. Esto, al menos, fue lo que dejó ver el nuevo coordinador defensivo de los Cowboys, Mike Nolan, al igual que los coaches Maurice Linguist y Al Harris. En una charla con los jugadores, se hizo énfasis en que todos competirán por igual, sin importar sus características físicas o su tiempo en el equipo.

A pesar de ello, hay parte del nuevo staff que también prefiere jugadores altos. Uno de ellos es Al Harris, nuevo coach de backs defensivos. Sin embargo, se espera que Harris y Nolan no tengan tanto sesgo como sus antecesores.

Dicho esto, Jourdan Lewis tiene el viento a su favor para destacarse en los entrenamientos y probar su valía. Si logra convencer al cuerpo técnico, es probable que lo veamos disputando varios encuentros en la nueva campaña.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí