Inicio Noticias ¿Qué deberían hacer los Cowboys con la opción de quinto año de...

¿Qué deberían hacer los Cowboys con la opción de quinto año de Leighton Vander Esch?

3773
0

Dallas deberá tomar decisiones importantes en los próximos meses que afectarán el futuro de la franquicia. Una tendrá novedades muy pronto al referirse a darle una extensión multianual o la etiqueta a Dak Prescott. Pero eso no es lo único en lo que tendrá que pensar Jerry Jones. Porque no falta mucho para llegar a una fecha importante referida a Leighton Vander Esch.

El día en cuestión es el 3 de mayo. En ese momento es cuando vence el plazo para ejercer la opción de quinto año en el contrato del linebacker. Al haber sido el pick global 19 en el draft 2018, la temporada pasada fue la tercera de su carrera. Aunque decidir si es correcto retener a un jugador tiene varios factores.

Antes es relevante destacar de qué se trata todo esto más específicamente. En el anterior CBA quedó determinado un cambio drástico por el que los novatos drafteados ya no tenían libertad absoluta al negociar su primer acuerdo. De ahí en más se estableció una escala de salarios con un punto en común: todos firman por cuatro años.

Los 78 millones por seis años que recibió Sam Bradford en 2010 son cosa del pasado justamente por esto. Pero los prospectos elegidos en la primera ronda tienen en sus vínculos un detalle más en favor de los equipos. Esto es la posibilidad no negociable de una quinta temporada que debe ser ejercida en la fecha estipulada. Lógicamente a un costo mucho más alto.

Técnicamente entonces LVE está ingresando a un año de contrato. Hasta aquí estaría convirtiéndose en agente libre sin restricciones a estas alturas de 2022. Sin embargo, aquí entra en juego lo recién explicado. Dallas puede evitar eso en lo inmediato al utilizar su derecho sobre la temporada adicional.

El problema es que en el nuevo CBA hubo modificaciones leves que no lo favorecen tanto para determinar su postura de manera sencilla. En primera instancia porque el valor del contrato por ese quinto año puede aumentar dependiendo del rendimiento. Esto se cumple en Vander Esch al haber sido convocado al Pro Bowl en 2018.

La otra cuestión es que queda totalmente garantizado al ejercerla. Antes eso ocurría en el primer día del calendario de la NFL en esa quinta temporada, por lo que las franquicias tenían más tiempo para evaluar la situación. Luego de ejercer su opción quizás podían traspasar o cortar al jugador previo al inicio del año de la liga.

Esto hace la decisión sobre el LB aún más complicada. Su precio se estima que rondaría los 13 millones si Jones opta por la opción. Pero de no hacerlo tendría a una pieza clave de la defensiva lista para entrar en el mercado dentro de 12 meses. El inconveniente más grande es que el egresado de Boise State se perdió 13 juegos entre 2019-2020.

¿Por qué deberían ejercer la opción de quinto año?

Invertir una selección de primera ronda no es algo que se elija a la ligera. Si un equipo confía tanto en un jugador es porque le ve potencial para competir por la década siguiente. Había muchas dudas en torno al estado físico de Vander Esch tras la lesión en el cuello que lo dejó afuera en 2019 y en la temporada pasada se volvió a lesionar.

Pero los Cowboys pueden pensar que fue mala suerte lo que impidió que el linebacker se mantuviera en el terreno. Una fractura de clavícula por un golpe y una torcedura de tobillo no son necesariamente lesiones que indiquen futuros inconvenientes. Un cambio de esquema podría a su vez darle contención para que brille como cuando era novato.

Esto serviría para analizar si vale la pena un contrato multianual. Aunque sería a un costo alto, es mejor tener un año más para seguir de cerca su desempeño que estar vinculado por varias temporadas. El ejemplo de Jaylon Smith es suficiente para demostrar que no estaría mal pagar de más una vez para decidir con más posibilidades de acierto antes de entregar tanto dinero.

¿Por qué no deberían ejercer la opción de quinto año?

Por una alguna cuestión no puede garantizarse que contarán con él los 16 juegos de la temporada. De nada sirve un jugador por más talentoso que sea si no está saludable. Atarse a un precio tan elevado para un puesto de riesgo podría ser un error. Si bien se espera que el espacio salarial suba en 2022 por los acuerdos televisivos, la suma sería muy alta.

Pero dejar pasar la opción no significa que no lo cuenten para el futuro. Podrán negociar una extensión durante la competencia si ven que muestra nivel. Si creen que hizo lo suficiente para firmar otro contrato quizás consigan firmarlo por menos de que lo que les costaría ejercer la opción de quinto año.