Inicio Noticias ¿Qué debería hacer la defensiva de los Cowboys para detener a los...

¿Qué debería hacer la defensiva de los Cowboys para detener a los Falcons?

2071
5

El primer juego de la temporada dejó bastantes dudas. En la defensiva se notó que todavía queda mucho por mejorar para que los Cowboys puedan ser contendientes. La mala noticia es que el desafío para esa unidad seguramente será más complicado la próxima semana porque enfrente estará una ofensiva que tiene tanto a un muy buen quarterback como a una superestrella recibiendo pases.

Receptores abiertos muy peligrosos vs. esquineros

Hay mucho talento en este puesto en toda la NFL. Sin embargo, Julio Jones posiblemente esté por encima del resto. Incluso su salario de 22 millones por temporada lo respaldan. Aunque más allá de ese detalle las estadísticas son lo que prueban irrefutablemente esta cuestión. No cualquiera acumula 12.282 yardas ni tampoco es sencillo conseguir 806 recepciones.

Jones tiene 31 años pero su nivel se mantiene constante. Basándonos en lo visto en la semana 1 está claro que fácilmente es un wide receiver Top 3 como mínimo. Frente a una defensiva competitiva como la de los Seahawks logró nueve recepciones para 154 yardas en la derrota de los Falcons. Todo esto siendo el foco de los rivales.

Lo que debe generar más preocupaciones a Dallas es que tiene en Calvin Ridley además a un compañero que puede causar el mismo daño. Si regresamos al inicio de la temporada, el WR finalizó con 130 yardas y dos anotaciones en nueve atrapadas ante Seattle. Ridley aún no superó las 1.000 yardas en sus dos años en la liga, pero va camino a eso.

Será prácticamente imposible contener completamente a estos dos receptores abiertos. Sobre todo porque los Cowboys no cuentan con las herramientas para hacerlo individualmente. Jones puede hacer lo que desee corriendo rutas, en el punto de recepción e incluso a través de su inusual potencia. Ridley es un velocista que está claramente en trayectoria ascendente.

Otra vez va a ser la clave la presión que pueda ejercer la línea defensiva al mariscal de campo. La ventaja esta vez será que el QB tiene menos movilidad que Jared Goff. Sin embargo, como pasado es exponencialmente mejor. Es bastante complicado saber cómo podrá la defensiva secundaria detener un juego aéreo tan prolífico.

Un quarterback muy preciso vs. pass rushers

La liga hoy en día está dominada por aquellos denominados dual-threat QB. Estos son aquellos que pueden tanto pasar el balón como correr. Sin embargo, aún quedan varios de la vieja escuela. El típico pasador de bolsillo que sabe moverse dentro de esa zona para conseguir tiempo antes de lanzar. En esa categoría entra Matt Ryan.

El MVP de la temporada 2016 es un pasador bastante consistente que sabe cómo utilizar sus herramientas para avanzar. Los años en los que quizás no tuvo tan buenos rendimientos fue porque su línea ofensiva no le dio protección para poder lanzar. Por las características físicas que lo distinguen él no va a crear grandes jugadas por cuenta propia saliendo del pocket.

Esto significa que Dallas deberá ejercer una presión más efectiva que frente a los Rams. Difícilmente pueda ser preciso si está constantemente debiendo moverse para evitar ser capturado. Aunque eso tiene lógicamente un punto a tener en cuenta. Ryan es un muy buen quarterback si puede ejecutar con comodidad.

El juego terrestre vs. linebackers

Este emparejamiento en particular podría decirse que es una incógnita en ambas partes. Porque en Atlanta estará Todd Gurley. El jugador ofensivo del año en 2018 tuvo un declive notorio desde el final de esa temporada por problemas netamente físicos. Tanto es así que los Rams decidieron liberarlo a pesar de los 20.15M que iba a dejar en dead money.

La temporada pasada apenas consiguió 857 yardas terrestres. Esa producción lo colocó 20° en ese rubro, explicando por qué Atlanta pudo firmarlo por 5.5M. Esto demuestra que la lesión en su rodilla le está haciendo perder la explosividad que tuvo en sus inicios. En el juego de la semana 1 logró 56 yardas junto con un touchdown.

Pero la defensiva de Dallas precisamente en su zona de linebackers el área más débil de la unidad tras lo ocurrido en LA. La fractura de clavícula de Leighton Vander Esch es una baja que puede pesarle mucho al equipo por la importancia que iba a tener para Mike Nolan. Aunque el juego aéreo va a ser el foco principal este domingo.

5 COMENTARIOS

  1. Muy mal inicio para el equipo que se supone ya había acabado con sus fantasmas con el nuevo entrenador pero para nuestra sorpresa es lo mismo no tiene expresión y tampoco reacciona ante las fallas que son obvias por favor este señor sigue viviendo del recuerdo que tuvo con los empacadores esa es la diferencia de los que han ganado un super tazón y los que han ganado más de uno

  2. Lee y Vander Esch se la pasan lesionados toda la temporada. Son de mis jugarores favoritos pero en la banca no sirven de nada. El dueño ya deberia estar pensando liberarlos y conseguir uno que al menos si juegue.
    La ofensiva tiene mucho talento y puede explotar en cualquier momento. Pero la defensiva es muy limitada, necesitan ayuda.

  3. Más bien preocupe oreocuoarse por la ofensiva de Dallas muy pero muy mala ofensiva empezando por su mariscal de campo Prescott muy malo, mientras tengas buena ofensiva que las demás defensivas se preocupen por detenerte y no al revés.

  4. Con las líneas que cuentan, para ofender y defender tendrían que diseñar el plan de juego contra Atlanta.
    Las bajas son de gran consideración, pero a mi entender los jugadores de segundo equipo tienen que demostrar porque los escogieron para el rostet final.
    Es prioritario además, que según el diseño que establecieron del equipo para la temporada del 2020, evalúen según el resultado ante Falcons si tienen que contratar de afuera, las bajas por lesiones.
    Soy aficionado de los Vaqueros, desde el super bowl en contra de Miami con el legendario Tom Landry

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí