Inicio Noticias ¿Qué debería hacer la defensiva de los Cowboys para detener a los...

¿Qué debería hacer la defensiva de los Cowboys para detener a los Eagles?

2847
3

La peor muestra de carácter en la temporada es una manera liviana de describir la actuación en Washington. Toda la defensiva volvió a ser un desastre. Aunque esta vez no había ninguna estrella del otro lado. Si bien la ofensiva del Football Team estaba última en yardas por tierra, avanzaron fácilmente por esa vía. Por eso es que el juego del domingo por la noche seguramente sea otro muy difícil incluso a pesar de que los Eagles no estén en un gran nivel.

Línea defensiva vs. Línea ofensiva

El grupo conformado por los linieros ofensivos de los Cowboys es el más golpeado del roster. Eso representa una gran parte de los inconvenientes de la unidad en las últimas semanas. Sin embargo, Dallas no es el único que tiene muchas bajas en ese sector. Los Eagles están en una situación inestable también en ese aspecto.

Jason Kelce es en soledad la única presencia firme que se mantiene en el equipo titular. El tackle izquierdo titular iba a ser Andre Dillard, pero se perderá toda la temporada por una lesión en el campamento de entrenamiento. Brandon Brooks tampoco podrá competir en 2020 por una rotura del tendón de Aquiles.

Para reemplazar volvieron a firmar a Jason Peters. El histórico LT se había ido en la agencia libre, aunque regresó para ser el guardia derecho en lugar de Brooks. Pero él también se lesionó. El tackle derecho Lane Johnson se torció la rodilla el último jueves, algo que se añadió a un dolor fuerte en un tobillo.

La buena noticia para Doug Pederson es que Peters ya es elegible para volver de la lista de lesionados. A pesar de esta posibilidad, esto aún no está confirmado. De todas maneras esta combinación de sucesos hace que la situación de la línea ofensiva no sea la de tiempos recientes en Philadelphia.

Las estadísticas marcan que permitieron la cifra más alta de la liga con 28 capturas. Washington en la primera semana los dominó tanto como a Dallas. En aquella ocasión fueron ocho los sacks que totalizó la defensiva. Eso le abre la puerta a la línea defensiva para que pueda dar un paso al frente. El estilo de juego de Wentz debería ayudar en ese sentido.

Desafortunadamente la producción aquí no es una excepción al resto del equipo. Aldon Smith mostró un gran nivel en el inicio, pero el contexto evidentemente no le permite ser tan disruptivo como al inicio. DeMarcus Lawrence sigue en deuda. Otro ala defensiva como Everson Griffen tiene jugadas aisladas buenas aunque no es tan consistente como se esperaba.

El gran factor que podría potenciar más este favorable duelo contra una línea ofensiva muy inexperta es el caos en el que vive Wentz por momentos al querer hacer todo. Su actitud es simplemente fantástica, pero comete muchos errores en el camino. La habilidad que tiene el quarterback para ganar tiempo debe ser aprovechada para obligarlo a lanzar incómodo.

Defensiva secundaria vs. Receptores abiertos

Los backs defensivos permitieron otra anotación de más de 50 yardas para no perder la costumbre. En esta ocasión Trevon Diggs dejó increíblemente solo al mejor wide receiver del rival para que anote un sencillo touchdown. Lógicamente el novato no es el máximo culpable de este tipo de avances, pero es curioso lo fácil que McLaurin consiguió separación.

Así como Dallas tiene a la línea ofensiva casi en su totalidad lesionada, los Eagles viven eso con sus receptores. Wentz básicamente no tiene a nadie conocido a su lado. El ala cerrada Zach Ertz está en la Iista IR junto con Dallas Goedert, quien es el otro tight end confiable. DeSean Jackson volvió a lesionarse. Alshon Jeffrey continúa sin estar en condiciones de jugar.

El novato Jalen Reagor a su vez se fracturó un dedo de una mano en la semana 2. Si bien ya podría regresar reglamentariamente de la IR, aún no está claro que vaya a suceder. Esto deja a Travis Fulgham, Greg Ward Jr. y John Hightower como las opciones de Wentz. Pero eso no quiere decir que el juego aéreo no esté siendo efectivo.

Fulgham es en este momento el WR1 de los Eagles. El receptor abierto estuvo en el equipo de prácticas hasta un día antes del juego frente a los 49ers. En ese triunfo en San Francisco se destacó y desde allí fue consolidándose. Ward llegó como agente libre drafteado en 2017. Hightower es una selección de quinta ronda en el último draft.

Esto hace que la principal amenaza en el ataque aéreo podría decirse que está en la creatividad de Pederson para diseñar jugadas. Ante esta situación es que la defensiva secundaria debe enfocarse obligatoriamente en Fulgham. Deberán estar además muy atentos a continuar en sus asignaciones porque Wentz sale de la bolsa de protección continuamente.

Corredores vs. Linebackers

Frenar los ataques terrestres es indudablemente una debilidad flagrante de la defensiva. Cualquier equipo que corra con el balón puede conseguir yardas como en ningún otro juego de la temporada. El ejemplo más explícito fue el del domingo pasado. Washington promediaba 82.2 pero superó esa marca en apenas dos series ofensivas. En total lograron 208.

Las estadísticas ahora sí reflejan lo que se ve en el terreno de juego. Los Cowboys ocupan el último puesto en yardas terrestres permitiendo un promedio de 178.3. Es sencillamente imposible conseguir triunfos con este nivel. El rival que tendrán en el Sunday Night Football podría repetir esa cifra dependiendo del estado de un running back.

El arma más peligrosa que poseen los Eagles en ofensiva es Mlles Sanders. Este corredor es del estilo que se busca en la NFL actual. Alguien capaz de sumar tanto por aire como por tierra. Sin embargo, la gran duda es si podrá realmente estar en el próximo SNF. El RB tiene una lesión en una rodilla que lo dejó afuera del juego frente a los Giants.

La buena novedad podría ser que Sanders no esté al 100% incluso si puede jugar. Pero quien ocupó su puesto fue clave en el triunfo ante New York. Boston Scott es el encargado de tomar los snaps que deja libre Sanders y pagó con creces al lograr la recepción ganadora con menos de un minuto restante. Él sería el RB1 en caso de necesitarlo.

Lógicamente detener a los corredores es una tarea en conjunto, pero los linebackers suelen tener un rol clave. Allí podría decirse que hay un problema porque los niveles de Leighton Vander Esch y Jaylon Smith fueron verdaderamente preocupantes. Los dos demostraron falencias en un área tan esencial como tacklear efectivamente que costaron mucho.

Un cambio radical de actitud es lo que se requiere para que la defensiva al menos no permita 200 yardas terrestres otra vez. A diferencia del ataque aéreo donde el talento de los esquineros es fundamental, en esta área la disciplina es lo más importante. SI no ocurre esa modificación será otra noche muy larga para Dallas.

3 COMENTARIOS

  1. Renunciar el equipo completo y traer uno nuevo, no se ve otra solución, se le pudrió el vestidor y el equipo completo

  2. Lo que hagan o dejen de hacer ya no importa son perdedores desde 1996 no se les ve ni por dónde y al dueño menos puro negocio !!!!!! La verdad mientras siga con su tonta mentalidad de pagar caprichos de estrellitas que ya no juegan ahí están los resultados!!!!!!!!!nada se le da al Jerry que venda el equipo !!!!!!

Comments are closed.