Inicio Noticias ¿Qué debe hacer la ofensiva de los Cowboys para lastimar a los...

¿Qué debe hacer la ofensiva de los Cowboys para lastimar a los Commanders?

3663
1

Dallas consiguió otro triunfo importante con Cooper Rush como quarterback. La ofensiva se vio bastante mejor que en la victoria frente a los Cincinnati Bengals, por lo que eso en sí representa algo muy favorable. Aunque ahora tendrá a favor que su adversario está teniendo inconvenientes para ser confiables en el lado defensivo. Por ese motivo podría ser un emparejamiento beneficioso para que la unidad continúa por la buena senda.

Ataque por tierra vs. Defensiva terrestre

La ofensiva en New York encontró un muy buen balance en varios rubros. En lo que al juego terrestre se refiere, por fin se dio una repartición casi equitativa entre los corredores. Las 15 veces que Ezekiel Elliott intentó por esta vía significaron 73 yardas. Su promedio de 4.86 junto con una anotación indudablemente marcan que tuvo mayor eficiencia que una semana atrás.

La explosividad de Tony Pollard volvió a quedar demostrada el lunes por la noche. El running back concluyó con 105 yardas en apenas 13 acarreos. Las ocho yardas que obtuvo por toque comprueban su importancia. Lo bueno es que incluso sin tener en cuenta su avance de 46 yardas su producción fue muy consistente.

Los Cowboys se ubican en el puesto 11 de la NFL con 118 yardas terrestres por duelo. Un poco mejor lo dejan sus 4.7 yardas por intento al ser décimo. Eso denota un equipo que de a poco está mejorando al correr con el balón. Sin embargo, una situación para destacar que les añade mucha relevancia a estos números es que enfrente ocurre lo contrario.

En la defensiva rival se crearon muchas oportunidades para los corredores en la temporada. Si bien los Commanders tuvieron una gran tarea ante los Eagles en esa área, juntando las tres jornadas está entre los peores. Las 128 yardas que conceden por encuentro los coloca en el lugar 21. Pero la cifra para considerar son las 5.4 yardas por acarreo que permiten porque es la tercera más alta de toda la liga.

Este contraste en los rendimientos de ambas unidades podría simplificarle un poco el día a Kellen Moore. El coordinador ofensivo distribuyó bien el ovoide y los resultados fueron evidentes. Esa cuestión fue de gran ayuda para mantenerlos con resto físico hasta el final del juego. Si la línea ofensiva continúa bloqueando bien deberían seguir apareciendo los espacios para los running backs.

Ataque por aire vs. Defensiva aérea

En esta faceta lo que ocurra en las trincheras será decisivo. Los esquineros de Washington no representan una amenaza para los receptores abiertos de los Cowboys en lo individual. Aunque tienen la ventaja de contar con una línea defensiva que complica bastante. Por esa razón entre los linieros se definirá bastante de la productividad en esta área.

El lunes por la noche había comenzado preocupante para Dallas en este sector por los increíbles pases tirados de CeeDee Lamb. En particular por uno que podría haber significado una anotación, pero no quedan dudas de que se redimió con creces. Las ocho recepciones para 87 yardas y un touchdown que logró resultaron esenciales. Sobre todo fue su contribución en las instancias de peso lo que sobresalió del resto.

Aunque un dato que quizás pase algo desapercibido está en la cantidad de veces que el quarterback fue derribado. La línea ofensiva retornó de su viaje a New York sin conceder una sola captura en toda la noche. Si bien los Giants tenían las apariciones de jóvenes pass rushers, no pudieron hacer nada para afectar a Rush. El grupo evidentemente mejora en cada juego porque en el duelo anterior habían tenido otro nivel formidable con un sack permitido.

Una consolidación importante como la de Tyler Smith generó mucha estabilidad. El veterano Jason Peters ingresó en 14 snaps como guardia izquierdo en reemplazo de Matt Farniok y sumó confiablidad. Esa cuestión resultará clave en este caso por el oponente. Del otro lado habrá un frente defensivo con varias herramientas con potencial para causar disrupción en el ritmo ofensivo.

Lógicamente no estará presente Chase Young tras iniciar la competencia en la PUP List. Ser designado ahí lo obliga a perderse como mínimo cuatro juegos, pero los otros elementos generan precaución. La dupla de tackles Daron Payne y Jonathan Allen seguramente sea la prioridad. Contar con Peters sustituyendo a Farniok implicaría una enorme ayuda para Tyler Biadasz en el interior.

Un factor extra para tener en cuenta por parte de los linieros son las cargas. Los Commanders son el quinto conjunto en porcentaje de blitz por dropback con un 34.1%. En ese rubro hay que destacar a Jamin Davis como el arma principal. El linebacker seleccionado en la primera ronda del draft 2021 totaliza tres capturas. Davis es el líder en esa estadística, por lo que será otro punto a seguir. La comunicación en la línea surge como una obligación.

1 COMENTARIO

Comments are closed.