Inicio Noticias ¿Por qué Washington podría tener una mala temporada?

¿Por qué Washington podría tener una mala temporada?

844
0

En esta serie vamos a tener una mirada negativa sobre los rivales de los Cowboys en la NFC Este. Es decir, intentaremos buscar los puntos débiles que podrían hacer que sus temporadas resulten en fracasos. No significa esto que realmente crea que vaya a suceder, sino que es una manera de analizar qué podría fallar en esos equipos. Hoy: Washington.

En el caso de Washington es verdaderamente difícil pensar en alguna razón que no deje a la franquicia seleccionando en el Top 3 en el próximo draft. Una organización que tiene problemas en todos los niveles posibles intentará además ser competitiva en un contexto de reconstrucción completa del equipo. El futuro quizás sea esperanzador en algunos aspectos, pero el presente se ve muy complicado. La situación mundial tampoco los ayuda en nada.

Crisis organizacional

Ningún equipo puede triunfar si en los sectores más altos hay caos. Esa es la palabra que mejor describe lo que está sucediendo en la franquicia. Por empezar, Washington no tiene oficialmente un nombre definitivo a menos de 50 días del inicio de la temporada. Ayer se conoció que por el 2020 serán denominados Washington Football Team, aunque eso es simplemente hasta encontrar la denominación preferida.

FedEx fue quien encabezó el pedido para que la franquicia deje de llamarse Redskins en vistas del contexto social estadounidense. Los movimientos en contra del racismo impulsaron para que la reconocida compañía realizara esta acción. Un dato muy importante es que FedEx es quien tiene los derechos del nombre del estadio, por lo que su voz fue muy fuerte como para no prestarle atención ante un inminente retiro de financiación.

A su vez se sumó una denuncia grave hace algunos días mediante una publicación del Washington Post. Allí se confirmaba que hubo varios casos de acoso dentro de la propia organización. Esto no hizo más que generar aún más problemas internos para una franquicia en crisis total. Si bien esto no tiene que ver directamente con lo que sucede en el campo de juego, es muy difícil que cualquier equipo con estos inconvenientes pueda prepararse bien.

Un nuevo head coach

El problema obviamente no es quien fue contratado. Ron Rivera es una enorme mejora con respecto a la inestabilidad que tuvo Washington la temporada pasada. Sin embargo, la expansión del Coronavirus limitó demasiado las posibilidades de los coaches de empezar a conocer a sus jugadores para implementar las bases de su idea.

Es cierto que los Cowboys están en la misma situación con Mike McCarthy, pero los rosters de ambos equipos son absolutamente diferentes. Se espera que McCarthy puede hacer algunos cambios, pero en ningún caso es imperiosa una reconstrucción. Con mínimos ajustes podría ser suficiente para que Dallas pueda dar un paso hacia adelante.

Aunque el ex HC de los Panthers no puede darse ese lujo. Cualquier elemento que tenga que ver con la campaña 2019 probablemente hará que la franquicia vuelva a seleccionar muy alto en el draft debido a un desastroso año. Muchas modificaciones deben ser hechas por Rivera en poco tiempo, por lo que seguramente deberán utilizar las primeras semanas de la temporada regular para hacer una adaptación adecuada a lo que tenía planeado.

Incertidumbre en torno al mariscal de campo

Washington tiene además una cuestión muy compleja por resolver. Porque ni siquiera tiene al quarterback completamente establecido. Por el contrario, hay más dudas que certezas acerca de Dwayne Haskins. Muy probablemente será el titular teniendo en cuenta la inversión que hizo la franquicia en el draft pasado, pero el QB todavía está en pleno desarrollo.

Es casi imposible que un equipo pueda ser competitivo en la NFL si tiene un mariscal de campo rindiendo de manear poco convincente. Haskins fue seleccionado con el pick global 15 en 2019, pero la idea principal era que aprendiera la ofensiva estando en la banca. Sin embargo, lesiones en ese puesto hicieron que juegue más de lo esperado.

Su inicio en la NFL fue bastante complicado porque debió ingresar en el juego ante los Giants de la semana 4 para reemplazar a Case Keenum y las cosas no fueron nada favorables. Ese día Haskins lanzó tres intercepciones y una de ellas incluso fue devuelta para touchdown. Aunque en la segunda parte de la temporada se lo empezó a ver mejor. Lo que prueba esto es que Haskins fue el titular en dos de los tres triunfos que tuvo Washington.

Pero todavía debe evolucionar mucho para poder estar a la altura de las expectativas generadas por el puesto en el que fue seleccionado. Aprender una nueva ofensiva complicaría aún más sus posibilidades de ser efectivo en 2020. Detrás de él tampoco hay respuestas que sean una garantía ya que el suplente hasta aquí sería Kyle Allen. Por eso es que el escenario se ve bastante complejo para que Washington tenga éxito.

Una ofensiva con muy pocas armas

El rendimiento del quarterback es fundamental para cualquier equipo. Sin embargo, en un deporte tan complejo como el fútbol americano no alcanza siquiera con tener a un genio ocupando el puesto más importante. Es vital entonces poder rodearlo con talento capaz de ayudarlo a mover el balón. Sobre todo cuando se trata de un prospecto en desarrollo.

Pero ese tampoco es el caso en Washington. Las esperanzas completas de que la ofensiva sea productivas están puestas en Terry McLaurin. El receptor abierto además estará jugando apenas su segunda temporada como profesional, por lo que hasta el momento tiene mucho por crecer. Es cierto que su año de novato fue tan formidable como sorpresivo, pero no puede dependerse exclusivamente de otro jugador que también está comenzando su carrera.

Adrian Peterson continúa en el roster, es cierto. El futuro Salón de la Fama sigue siendo efectivo en determinados momentos, aunque ya no puede cargar a la unidad en sus hombros. Peyton Barber superó las 500 yardas apenas una vez en su carrera, Derrius Guice es muy propenso a las lesiones, Bryce Love todavía no participó de ningún juego en la NFL y JD McKissic tiene menos de 1000 yardas totales en cuatro temporadas en la liga.

Con un juego terrestre dependiente de la ausencia de lesiones, el ataque aéreo no está muy lejos de eso. McLaurin es lógicamente el WR1. Los receptores abiertos tienen mucho potencial, pero la mayoría de ellos también está apenas en su primer o segundo año en la NFL. El pick de cuarta ronda Antonio Gandy-Golden, Steven Sims, Trey Quinn y Cody Latimer son quienes completan el grupo. Kelvin Harmon no estará en el 2020 por una reciente lesión de rodilla.

El puesto de ala cerrada es incluso más flojo que el resto de la ofensiva, siendo muy probablemente el peor de todo el roster. Jordan Reed fue liberado por Washington, aunque las frecuentes conmociones que sufría hicieron que no estuviera mucho tiempo en el equipo últimamente. Las opciones más relevantes en la actualidad son Richard Rogers, Logan Thomas y quizás, por el peso del apellido, el agente libre no drafteado Thaddeus Moss. Eso es suficiente para decir que los tight ends no serán una amenaza.

La defensiva más allá de los linieros

Washington tiene en su roster varios pass rushers que son la envidia de algunos equipos. Chase Young se sumará a un grupo que ya era bastante fuerte, con defensivos como Jonathan Allen, Ryan Kerrigan, Matt Ioannidis y Montez Sweat. Sin embargo, todo lo que ocurra detrás de ellos está muy lejos de generar seguridad.

Por empezar hay que destacar que Kendall Fuller está de nuevo tras ganar el Super Bowl con los Chiefs para ser el CB1. Fuller es un buen esquinero, aunque no es lo ideal que deba cubrir al mejor receptor abierto rival constantemente. El resto de las opciones que hay en la secundaria son de un nivel mucho más bajo, por lo que esta podría ser una de las debilidades.

En el puesto de linebacker sucede lo mismo. Allí el veterano de 37 años Thomas Davis surge como el único realmente calificado para ser consistente. Pero lo que más dificultades generará es que habrá un nuevo coordinador defensivo. El ex coach de los Raiders Jack Del Río contará con muy poco tiempo para hacer que la unidad pueda adecuadamente a su ideología.

Para leer el artículo referido a los Eagles haz click aquí.

Podrás encontrar la publicación acerca de los Giants en este link.