Inicio Noticias ¿Por qué los Cowboys deberían ganar la División Este de la NFC...

¿Por qué los Cowboys deberían ganar la División Este de la NFC en 2020?

2507
0

Este año hay mucho optimismo y grandes expectativas en torno a los Cowboys. Después de quedar al borde de la postemporada en 2019, de incorporar nuevos talentos y de cambiar su cuerpo técnico, no es para menos. De hecho, Dallas tiene lo necesario para llegar lo más lejos posible.

Sin embargo, para estar en la postemporada primero hay que clasificar, pero no de comodín. De hecho, los Cowboys tienen razones de peso para ser campeones de la División Este de la NFC en 2020. A continuación, las explico en detalle.

#1: Nuevo cuerpo técnico

Después de nueve años con Jason Garrett al mando, esta temporada comienza una nueva etapa en Dallas. Sin duda, la llegada de Mike McCarthy como nuevo entrenador en jefe de los Cowboys eleva las expectativas. Su larga etapa dirigiendo a los Packers, campeones del Super Bowl 2010, y su amplia experiencia como coach en la NFL son sus mejores cartas de presentación.

No obstante, McCarthy no es la única cara nueva. La coordinación defensiva estará a cargo de Mike Nolan, otro coach que ha pasado por muchos equipos de la liga. Por otro lado, los equipos especiales estarán a cargo de John Fassel, quien viene de hacer un gran trabajo con los Rams. A ellos se les suma Kellen Moore, quien se mantiene como coordinador ofensivo de los Cowboys.

Considerando el historial de cada uno de ellos y las ideas que pueden implementar en el equipo, es casi seguro que Dallas será campeón de su división.

#2 – Un roster reforzado

El roster de Dallas es otra de razón para dar por ganado el título divisional. De hecho, varios reporteros y comentaristas opinan que la unidad de los Cowboys no sólo es la más fuerte de su división, sino también una de las mejores de la NFL este año.

De hecho, los Cowboys cuentan con jugadores de élite. Por supuesto, entre los mariscales destaca Dak Prescott, la estrella del equipo. Seguidamente estaría el cuerpo de receptores, conformado por Amari Cooper,  Michael Gallup y el pick estrella del Draft 2020, CeeDee Lamb. De hecho, se espera que los tres superen las 1.000 yardas esta temporada.

Por supuesto, esas no son las únicas posiciones desde las cuales Dallas puede imponer autoridad. Con Zeke Elliott y Tony Pollard como corredores, la combinación de experiencia y talento de sus linebackers, sumando además la calidad de su línea ofensiva, no quedan dudas de ello.

Por otra parte, los edge rushers, cornerbacks y safeties de los Cowboys están en un segundo escalón en lo que a calidad se refiere. Sin embargo, esto no quiere decir que no puedan tener un gran aporte al equipo. La única duda aquí sería la posición que podría ocupar Chidobe Awuzie dentro del campo.

Sin embargo, los defensores interiores y los alas cerradas de Dallas pueden genera dudas. Pero esto es en teoría. Blake Jarwin aún tiene potencial para explotar, y los Cowboys tendrán nuevos defensores titulares. Por supuesto, el transcurso de la campaña dirá si las predicciones  fueron acertadas.

#3 – Este puede ser el gran año de Prescott

Por supuesto, todas las miradas apuntan a Dak Prescott. Tras no acordar la extensión de su contrato con los Cowboys, se puede intuir que en esta temporada el quarterback pondrá todo de su parte para llevar al equipo lo más lejos posible.

Si bien sus pretensiones económicas no están a la altura de lo que ha ofrecido, esto no quiere decir que Prescott no pueda equilibrar la balanza. Además, el nuevo cuerpo técnico y los refuerzos pueden ser las piezas que le hagan falta para lograr una gran campaña. Así, tendrá razones de peso para convertirse en uno de los mejor pagados de la NFL.

#4 – El título de la NFC Este suele ser cosa de dos equipos

Desde 2016, el campeonato de la División Este de la NFC se ha repartido entre Dallas y Philadelphia. De hecho, los Cowboys y los Eagles son teóricamente los equipos más fuertes de la división, un escalón arriba de sus rivales. Sin embargo, puede que este año Washington y New York sean huesos duros de roer.

Los Giants incorporaron como entrenador en jefe a Joe Judge, ex entrenador de equipos especiales de New England y discípulo de Bill Belichick. A él se le suma Jason Garett, ex head coach de los Cowboys, como coordinador ofensivo. Esto, sumado a sus incorporaciones en el Draft, da a entender que los Giants están construyendo un proyecto a largo plazo.

Por otro lado está Washington. Si bien aún no definen el nuevo nombre del equipo, también tienen nuevo head coach: Ron Rivera, subcampeón del Super Bowl 2015 con los Carolina Panthers. Aparte, cuentan con algunos de los mejores pasadores de la liga, y tienen piezas para ofrecer solidez defensiva. Sin duda, serán un dolor de cabeza para Dallas.

Por último, no olvidemos a los Eagles. De hecho, Philadelphia es el único de los cuatro equipos que no cambió de entrenador en jefe. Esto, sumado a su potente roster, hace que sean el rival a batir de los Cowboys un año más. Asumiendo que los otros dos equipos no se sumen a la pelea por el liderato, claro está.

En conclusión, los Cowboys podrían tener todo a su favor para ganar el título de su división en 2020. Por supuesto, no será tan fácil. La temporada es una ruleta rusa y cualquier cosa podría pasar. Pero las expectativas siguen altas, y los Cowboys tienen todas las armas para darle grandes alegrías a su afición.