Inicio Amari Cooper ¿Por qué Amari Cooper podría tener su mejor temporada y qué debe...

¿Por qué Amari Cooper podría tener su mejor temporada y qué debe mejorar para lograrlo?

2304
1

No hay ninguna duda de que el éxito o fracaso de los Cowboys dependerá en gran parte de lo que haga la ofensiva. Si la mejor unidad del equipo no cumple con las expectativas generadas será muy difícil conseguir triunfos, por no decir imposible. Sobre todo por lo que sucedió en la reciente offseason. Más precisamente en el día 1 del draft.

Porque a un grupo de por sí muy completo se sumó alguien tan inesperado como talentoso en CeeDee Lamb. La franquicia optó por fin ir por el mejor jugador disponible en vez de priorizar una necesidad. Elegir a un receptor abierto podría parecer una mala noticia para Cooper un en principio. Sin embargo, esto no es así.

Si bien es cierto que sus números podrían disminuir un poco por una cuestión lógica de añadir a alguien más en la división de envíos, esto no necesariamente ocurrirá. Muy probablemente vea menos targets, pero esta situación no implica que vaya a tener menos yardas o recepciones por varios motivos.

La primera razón es obviamente la posibilidad de tener menos atención puesta en él. Cooper es indudablemente el WR1 de los Cowboys. Los 100 millones de dólares que recibió en su nuevo contrato lo demuestran cabalmente. Aunque esto hace que las defensivas rivales elijan asignar una marca doble sobre él para neutralizarlo, afectando directamente su nivel.

Los beneficios de contar con más herramientas se vieron muy notoriamente la temporada pasada con el surgimiento de Michael Gallup. El salto que tuvo el wide receiver desde su año de novato fue enorme. Gallup pasó de conseguir una marca de 507-33-3 a una de 1.107-66-6 en 2019.

Teóricamente eso debería haber hecho que Cooper sea perjudicado estadísticamente. Sin embargo, el WR realizó la mejor campaña de su carrera en yardas con 1.189 y anotaciones con ocho. También se superó en yardas por recepción con 15.1 y sus 79 recepciones fueron sólo cuatro menos que su récord de 2016.

De esta manera se puede comprobar que la presencia de Lamb no va a hacer otra cosa que potenciarlo. El novato tiene además una cualidad distintiva en poder alinearse tanta abierto como en el slot. Esto le brindará aún más más facilidades a Cooper porque ahora él podría ser un receptor interno por momentos para aprovechar mejor su gran capacidad para variar rutas.

Tener a dos receptores abiertos adicionales capaces de cargar con gran parte del juego aéreo podría ser fundamental por otro motivo decisivo como lo son las lesiones. Cooper estuvo en los 16 juegos la temporada pasada, pero tuvo muchos problemas físicos. Iniciando con una fascitis plantar en el campamento de entrenamiento, pasó por dolores en una rodilla, en un tobillo y en los cuádriceps.

Por la necesidad de ganar en una campaña que fue de más a menos, Dallas debió colocarlo en el terreno en todo momento. Aunque ahora ese tema podría ser manejado de manera diferente. Quizás no dejando afuera de partidos completos, pero dosificar sus snaps sería una alternativa muy beneficiosa para que Cooper llegue entero a los instantes decisivos.

Una ventaja extra que aplicará a toda la ofensiva es obviamente la presencia de un nuevo head coach en Mike McCarthy. La mentalidad ahora será mucho más agresiva que con Jason Garrett. Seguramente Ezekiel Elliott seguirá siendo el más importante, pero el ataque terrestre ya no será sagrado como era antes. El balón estará en el aire más veces que anteriormente, por lo que los receptores estarán contentos. La continuidad de Kellen Moore también brinda una sensación de continuidad sobre esa ideología.

Una cuestión clave a mejorar

La trayectoria que hizo Cooper en la NFL es excelente. Hay muchos motivos para decir que cumplió con las expectativas que conlleva haber sido la cuarta selección global en el draft 2015. La cifra de 5.097 yardas en cinco temporadas es muy buena. Haber superado la marca de 1.000 yardas por aire cuatro veces también lo es. Ni hablar de cuatro Pro Bowls.

Sin embargo, hay una cuenta pendiente que debe saldar para ser considerado como uno de los mejores. Esta cuestión es su rendimiento en juegos fuera de casa. Es lógico que un jugador tenga mejores números de local que como visitante porque los equipo suelen ser más dominantes en sus estadios.

Pero lo curioso en el caso de Cooper es que esa diferencia de nivel es muy marcada. Tanto que podría ser algo preocupante. El WR totalizó 869 yardas en el AT&T Stadium en 2019, pero únicamente consiguió 320 en otras locaciones. Esto significa que el 73% de sus yardas fueron logradas como local. En las recepciones se ve lo mismo, habiendo obtenido 52 en Dallas sobre un total de 79.

En las estadísticas globales de su carrera también se puede observar esto. Según las cifras de Pro Football Reference, consiguió 3.008 yardas y 22 TD en 38 juegos jugando como local. Pero en condición de visitante logró 2.089 yardas y once anotaciones en 39 juegos. Lo curioso es que la cantidad de targets en ambos casos fue de 292, por lo que esa explicación queda descartada.

Lo que debería preocupar más es su porcentaje de pases atrapados. Mientras que en casa es de 68.8%, fuera de ella baja a un 53.4%. Incluso el diferencial entre los juegos en ambas condiciones de la temporada 2019 fue el más alto de su carrera. En Dallas atrapó el 77.6% de los pases, aunque esa cifra disminuyó a un 51.9% en otros estadios.

Es cierto que el equipo también baja un poco su nivel, pero la variación no es tan brusca. El juego que más en evidencia lo dejó fue el de la semana 12 ante los Patriots. Cooper no tuvo ninguna recepción en aquella derrota 13-9, añadiendo que uno de los dos pases terminó en intercepción de Stephon Gilmore en una zona complicada del terreno.

1 COMENTARIO

  1. Una de las razones en mi opinión es que cuenta con nuevo coach es muy bueno esperemos que tengan mejor elección de jugadas que sean finalizadas en puntos de nada sirve tener 5 mil yardas por aire si no se concretan en puntos y victorias que fue lo que no se vio el año pasado.

Comments are closed.