Inicio Vista del Enemigo Para este domingo, la prioridad será detener a Saquon Barkley

Para este domingo, la prioridad será detener a Saquon Barkley

303
0
Saquon Barkley
(Photo credit Al Bello/Getty Images)

Este domingo comienza una nueva campaña regular para los Dallas Cowboys. Por lo tanto, hay que estudiar a los rivales del calendario. Y cuando hablamos de esto, hay que hacer énfasis en los rivales de la NFC Este, ya que para la semana 1, el primer choque será ante los New York Giants.

Si bien el roster está bien acomodado y el grupo de Dallas está sumamente unido, por el lado rival hay que estudiar las amenazas. En este caso, es el corredor de los Giants Saquon Barkley.

Con la marcha de Odell Beckham Jr. a los Cleveland Browns, así como la suspensión del receptor Golden Tate, Saquon es el enemigo principal para la defensa de los Cowboys este domingo. Detenerlo en el encuentro es clave para asegurar la victoria este fin de semana.

Si hay un corredor que se puede igualar o al menos acercar a Zeke Elliott, ese es Saquon Barkley. En el 2018 fue parte del Pro Bowl así como novato del año en la ofensiva de la NFL. Durante todo el 2018, logró 261 acarreos para un total de 1307 yardas. Pero esto no es todo, es un jugador que también funciona como receptor. Lo que lo demuestran sus 91 recepciones durante la temporada regular. Esto lo hace un jugador sumamente completo y que puede ser una pesadilla este domingo.

A pesar de su contextura, se puede considerar que Barkley es el corredor más atlético de toda la liga. Con su estatura de 1,83 y sus 105 kg de peso, es muy difícil derribarlo. Además que posee grandes reflejos para eludir defensores y buscar espacios para hacer buenas jugadas.

Para el coordinador defensivo de los Cowboys Rod Marinelli, ve a Barkley como un antiguo rival en la NFL mientras era entrenador de la línea defensiva en Tampa Bay. “Es como Barry Sanders” le dijo Marinelli a Dallas Morning News. “Puedes tener muchas jugadas en donde lo mantengas al mínimo, cinco yardas aquí y allá. Pero él tiene la habilidad de romper el esquema. Y hay que adelantarse a eso, detallarlo en el juego entero. Hay que ser disciplinados, los muchachos saben que tienen que hacer su trabajo”.

Marinelli sabe muy bien como Sanders rompía el esquema defensivo y se salía con la suya. En un juego en 1997 cuando Marinelli era entrenador rival contra Sanders, Barry logró un Touchdown de 80 yardas en el primer cuarto y otro más de 82 yardas en el tercero. Es el único encuentro en toda la historia de la NFL en donde un jugador ha logrado anotar y correr 80 yardas o más en un solo encuentro. Por lo tanto, este es el tipo de grandes jugadas que ve Rod en Saquon, y no quiere permitir eso de nuevo.

“Tiene una gran visión, pero la decisión, cuando está ahí para que la tome en los espacios, lo hacen un gran jugador. Ha sido duro toda la pasada campaña en lo que respecta a espacios. Así que hay que trabajar duro en la defensa”, dijo Marinelli.

En este caso, la línea defensiva de los Cowboys tiene que trabajar muy bien en sus brechas y en los tackles. Una brecha o tackle perdido y es una oportunidad de oro para Barkley de ganar una gran cantidad de yardas o de hacer un Touchdown. Además, hay que estar atentos ante la gran capacidad que tiene para hacer pantallas como receptor.

Afortunadamente para los Cowboys, el equipo cuenta con una gran línea defensiva. Con linebackers de calidad como Sean Lee, Leighton Vander Esch y Jaylon Smith. Que pueden jugar en acarreos y pases con gran habilidad. Si todo sale bien, se puede dar un resultado como en la temporada pasada. En donde en la semana 2 lograron contener a Barkley quien apenas logró 28 yardas en 11 acarreos.