Inicio Noticias ¿Los incidentes de Micah Parsons en el pasado deberían preocupar a los...

¿Los incidentes de Micah Parsons en el pasado deberían preocupar a los Cowboys?

2180
0

Ser elegido en el Draft de la NFL es algo que, por lo general, cambia la vida de muchos jóvenes prospectos. Para algunos, esto puede suponer una forma de “empezar desde cero”. Otros, sin embargo, podrían arrastrar algunos problemas e incidentes en su pasado, lo cual podría perjudicar su carrera como profesional. Y esa preocupación existe en torno a  Micah Parsons [video].

De hecho, una de las primeras cosas que salió a colación sobre Parsons tras su elección como pick de primera ronda de los Cowboys en el Draft 2021 fueron algunos asuntos durante su etapa universitaria. En concreto, Parsons tuvo algunas acusaciones en su contra por parte de un compañero de equipo en Penn State. En ellas, se involucró a Parsons en incidentes de “novatadas” excesivas y acoso sexual.

El incidente ocurrió en 2018, y las acusaciones fueron hechas por Isaiah Humprey, en aquel entonces back defensivo de los Penn State Nittany Lions. Humprey emprendió una demanda contra la Universidad Estatal de Pensilvania (Penn State University, en inglés) acusando a  Micah Parsons [video] y a tres compañeros más de participar en incidentes de “novatadas”.

Vale aclarar que las “novatadas”, conocidas en inglés como hazing, son muy frecuentes en las universidades de Estados Unidos. Estas suelen ser practicas rituales en las que se somete a los estudiantes o jugadores nuevos al acoso, abuso o incluso al maltrato para formar parte de un grupo o fraternidad. Estas prácticas a veces son desmedidas, y pueden perjudicar la integridad física, mental e incluso sexual de la víctima.

Según las acusaciones hechas por Humprey, Parsons y los otros jugadores involucrados cometieron diferentes humillaciones hacia él y a otros jugadores. Entre los actos humillantes, los implicados robaban prendas de vestir mientras sus víctimas se duchaban, ponían sus penes en sus rostros y en sus nalgas, luchaban con ellos y simulaban que los estaban penetrando sexualmente, entre otras.

Aparte de esos incidentes, al parecer también hubo una pelea entre  Micah Parsons [video] e Isaiah Humprey. Según informaciones, Parsons agredió a Humprey golpeándolo, ahorcándolo e incluso sacando un cuchillo hacia él. Después del incidente, Humprey al parecer fue persuadido de no presentar cargos policiales por parte de James Franklin, entrenador del equipo de fútbol de Penn State.

De hecho, se dice que Franklin amenazó de expulsar a Humprey del equipo si acusaba a Parsons, de quien dijo que “era un jugador que hacía dinero”. Esto llevó a que Isaiah Humprey decidiera transferirse de universidad, y luego, emprender acciones legales hacia Penn State y los involucrados en los incidentes.

Aunque Parsons nunca fue acusado formalmente, estos incidentes se convirtieron en una interrogante para muchos scouts. Incluso, esto hizo que el prospecto de Penn State cayera un poco en su proyección de cara al Draft, donde muchos lo situaban dentro del Top 10. Sin embargo, Parsons se ha encargado de despejar esas dudas desde el mismo día de su Pro Day.

“Obviamente, a la gente le preocupan las cosas que surgieron”, declaró Parsons días después del Pro Day de Penn State. “Pero al final del día, era un chico, ya sabes, tenía 17 (o) 18 años. Todos cometimos errores a esa edad. No voy a dejar que eso controle o dicte la persona que soy ahora. No voy a dejar que algo que pasó hace cuatro años dicte en quién me convertiré y en el padre que quiero ser”.

¿Podría  Micah Parsons traer problemas al vestuario de los Cowboys?

Por supuesto, este tema fue tocado de nuevo instantes después de la selección de  Micah Parsons [video] el pasado jueves en el Draft 2021. Y, esa misma noche, el nuevo linebacker de los Cowboys aclaró esas dudas durante sus declaraciones a los medios tras su elección.

“(Los Cowboys) verificaron mis antecedentes, y les hice saber la verdad”, dijo Parsons el jueves. “No hay nada pendiente en mi contra. No hay nada sobre lo cual mentiría. Todos los cargos fueron retirados. Fueron acusaciones falsas. (…) Los Cowboys saben que no tengo problemas de carácter en lo absoluto. Pienso que soy una gran persona, y que seguiré convirtiéndome en mejor padre y mejor persona cada día, no solo por mi sino por mi familia”.

Dicho esto, los posibles problemas de Parsons no deberían ser una preocupación para los Cowboys. Como él mismo lo explicó, el equipo se encargó de chequear sus antecedentes al momento de valorar su posible elección en el Draft. Así lo confirmó Stephen Jones, vicepresidente ejecutivo del equipo vaquero, durante una rueda de prensa el jueves tras la selección de Parsons en el Draft.

“Hicimos una gran cantidad de tareas”, declaró a los medios Stephen Jones. “Nos sentimos muy bien con cualquier cosa que tuviera (Parsons) que pudiera preocuparnos. Repasamos todo hacia adelante y hacia atrás de cualquier forma posible”.

Las declaraciones de Parsons y de Stephen Jones deberían despejar cualquier duda ante posibles problemas de conducta del joven linebacker en el vestuario de Dallas. Sin embargo, sus nuevos compañeros de equipo en Dallas podrían estar enterados de su conducta en el pasado. De hecho, un tweet del corredor Ezekiel Elliott mencionando a Parsons el pasado jueves puede interpretarse como una alusión algo jocosa a esos incidentes.

Sin duda, los Cowboys confían en que  Micah Parsons [video] tenga una conducta a la altura del equipo, tanto dentro como fuera del campo. Si hay algo que caracteriza al equipo bajo el mando de Mike McCarthy es que los jugadores que puedan perturbar el equilibrio en el vestuario no son bienvenidos. De hecho, así lo dejó ver la no contratación de Earl Thomas el año pasado. Por lo tanto, Parsons tendrá que probar que todos esos incidentes en los que se vio envuelto son cosa del pasado.