Inicio Noticias Los Cowboys volvieron a decepcionar: derrota 17-9 ante los Eagles

Los Cowboys volvieron a decepcionar: derrota 17-9 ante los Eagles

711
0

Ocurrió lo que debía ocurrir. Era lógico que Dallas jugara como terminó haciéndolo. O más exactamente, no sorprende el mal rendimiento del equipo. La gran manera con la que los Cowboys vencieron a los Rams la semana pasada no fue otra cosa que un oasis, una excepción. Por eso es que era bastante razonable que los tejanos vuelvan a ser lo que fueron durante toda la temporada. La inconsistencia que caracterizó esta campaña se repitió en el momento más importante.

El marcador indica que solamente una anotación separó a ambas franquicias. Sin embargo, los Eagles dominaron de principio a fin. Ellos sí jugaron como se requería. Un partido en el que prácticamente se definía todo. Philadelphia entró al terreno sabiendo que si perdía se terminaba su campaña. Los Cowboys, en cambio, rindieron como si este fuera un duelo más. Como si no supieran que una derrota los dejaba al borde del abismo.

No hay ninguna duda de que la ofensiva fue la peor unidad del equipo. El gran responsable de esta importantísima caída fue Dak Prescott. El QB había pedido cobrar cerca de 40 millones de dólares por año, según algunos reportes. Aunque contra los Eagles jugó como uno promedio.

Quizás obtenga más triunfos que su rival, pero Carson Wentz sí se puso el equipo al hombro cuando contaba. A pesar de tener una ofensiva absolutamente diezmada, incluso perdiendo a Zach Ertz durante buena parte del juego por lesión, logró hacer avanzar a los Eagles.

Prescott, por otro lado, estuvo completamente ausente. Las estadísticas dicen que los receptores dejaron caer varios pases, pero la gran mayoría de ellos fueron culpa de la imprecisión del quarterback. Hubo envíos volados cuando los objetivos estaban abiertos, como uno a Tavon Austin que seguramente era de anotación en la última posesión de los Cowboys.

Los errores en las tomas de decisiones fueron casi tan graves como las ejecuciones. Uno resultó ser tan obvio como costoso cuando Dallas intentaba empatar. Dentro de la yarda 20 rival, la situación era 2da y 4 luego de la pausa de los dos minutos. Allí, Ezekiel Elliott estaba solo en el medio del campo justo en la marca del 1ro y 10. Sin embargo, Prescott estiró la jugada y fue capturado, perdiendo cuatro yardas más.

Así es que ahora era 3ra y 8. De manera inentendible, ahí llegaron más errores. El reloj no era un factor determinante. Incluso, había que intentar de dejar el menor tiempo posible. Por eso es que no había necesidad de arriesgar innecesariamente. Es difícil determinar si fue lectura errónea del QB o mala selección de jugadas, pero lo que está claro es que fue pura responsabilidad de los Cowboys.

En esa situación, Prescott lanzó inexplicablemente dos pases relativamente largos. Uno fue prácticamente al piso buscando avanzar más de lo necesario. Luego, en 4ta y 8, el pase fue hasta la zona de anotación hacia Michael Gallup. Pero el defensivo intervino correctamente y eso fue todo.

Sus números finales son bastante claros. Si bien las 265 yardas conseguidas son una cifra aceptable, no representan lo que realmente fue su rendimiento. Es bueno que no haya lanzado intercepciones, pero tampoco completó en las diagonales. Lo más representativo es el 25/44 en sus envíos. Eso significa básicamente que hubo 19 pases incompletos.

Lo único que se puede rescatar hasta cierto punto es la defensiva. Es cierto que empezó bastante mal, pero logró recuperarse. En los momentos en los que Dallas necesitaba frenar a los Eagles, dieron un paso al frente provocando despejes. Tal es así que Philadelphia solamente anotó siete puntos en la segunda mitad del duelo. Kai Forbath, el pateador, también tuvo un buen juego convirtiendo los tres goles de campo que ejecutó.

Los Cowboys fueron tan inoperantes que ni siquiera pudieron aprovechar graves errores de Doug Pederson, head coach de los Eagles. Además de arriesgar en una 4ta y 1 ineficazmente en lugar de sumar tres unidades, Philadelphia falló dos goles campo de más de 50 yardas. Luego de errar uno de 53 yardas, Pederson optó por volver a ir por uno de 55 en vez de despejar para encajonar a Dallas.

Matemáticamente, todavía hay posibilidades para que Dallas clasifique a postemporada. Los Cowboys deberán rezarle a Saquon Barkley para que repita su actuación de este domingo ante los Redskins (279 yardas totales y dos anotaciones). Lo mismo con Daniel Jones (352 yardas y cinco touchdowns). Porque los Eagles tendrán que perder frente a los Giants para abrir una puerta. Obviamente, los tejanos deben vencer a Washington.