Inicio Noticias La ofensiva de los Cowboys logró un regreso milagroso: ¡agónico triunfo 40-39...

La ofensiva de los Cowboys logró un regreso milagroso: ¡agónico triunfo 40-39 frente a los Falcons!

2087
0
(AP Photo/Michael Ainsworth)

Cualquiera que haya visto el juego completo debe estar completamente sorprendió si recién se entera del marcador final. Desde el inicio la diferencia se estiró por una serie de errores que explicaré más adelante, pero lo cierto es que los Cowboys pudieron ganar a pesar de llegar a estar 20 puntos por debajo en el primer cuarto.

Greg Zuerlein finalizó como el héroe de la tarde. Un gol de campo de 46 yardas mientras el reloj llegaba a cero determinó que Dallas tendrá una semana un poco más tranquila. Aunque para llegar a ese punto pasaron muchísimas cosas antes. Incluido una patada corta recuperada por C.J. Goodwin con ayuda de los Falcons para conseguir la oportunidad de un field goal.

Pero la otra nota indudablemente debe ser Dak Prescott. Dallas fue una serie de errores sucesivos en el cuarto inicial, pero de alguna manera encontró la forma de volver. El quarterback fue el primero del equipo en equivocarse gravemente. Porque en una jugada que era una captura, intentó hacer un pase para no perder yardas y le quitaron el balón. Es grave sobre todo porque de todas maneras esa serie iba a terminar en despeje.

Lo peor es que en la primera acción posterior Atlanta anotó con un pase de Matt Ryan a Calvin Ridley de 22 yardas. Sin embargo, la cadena de equivocaciones se multiplicó. En la siguiente serie Ezekiel Elliott perdió el balón -tuvo otro fumble que recuperó algunos snaps antes-. una vez más los Falcons golpearían con un pase al TE Hayden Hurst que corrió sin ningún defensivo cerca para una anotación de 42 yardas.

Aunque la tarde se iba complicar todavía más. Cuando los Cowboys tuvieron la posesión otra vez quedaron en situación de 4ta y 4 en la yarda 29 de su territorio. Allí quien es el punter del equipo, Chris Jones intentó lanzarle un pase a Goodwin pero dalló. Luego de un field goal, Dallas volvió a entregarle el balón a su rival por un fumble del ala cerrada inicial Dalton Schultz.

Tres y fuera. Strip sack a Prescott. Fumble de Elliott. Pérdida de la posesión por un fallido fake punt. Fumble de Schultz. Esas fueron las cinco primeras series ofensivas de los Cowboys. Un despeje y ¡cuatro entregas de balón! Eso derivó en un parcial de 20-0 cuando ni siquiera había cambiado de lado una vez.

A pesar de todo eso la ofensiva de a poco comenzó a tomar ritmo. El inconveniente adicional fue que cada vez que anotaban, Atlanta también lo hacía porque la defensiva demostró un pésimo nivel. Si bien es bueno enfocarse en el triunfo, corregir este punto será vital para que el equipo pueda ser competitivo.

En el juego aéreo la unidad fue un verdadero desastre. Chidobe Awuzie tuvo un rendimiento muy preocupante al ser vencido casi siempre como un supuesto CB1. Jourdan Lewis tampoco estuvo a la altura. El novato Trevon Diggs también sufrió en cobertura. A nivel general hubo mucha incomunicación, posibilitando varias recepciones de los rivales completamente solos. Jaylon Smith es otro que debe mejorar muchísimo en esa faceta.

Pero es importante volver hacia la ofensiva. Porque regresaron del entretiempo con una agresividad que no había tenido en la primera mitad. El dato que prueba esto es que fueron 30 los puntos anotados de ahí hasta el final. La clave estuvo en que pudieron anotar en las dos posesiones iniciales del tercer cuarto utilizando menos de tres minutos en cada uno.

Así fue como llegaron 29-24 al cuarto decisivo. Incluso con 7:57 por jugar la diferencia era de 15. Pero los Cowboys respondieron rápido con otra serie de tres minutos que terminó en anotación de Schultz. Sin embargo, ahí llegó otro gran error del staff al querer ir por dos puntos cuando el PAT dejaba el juego a una posesión.

Con cinco minutos en el reloj la visita tenía la posibilidad de definir todo. Aunque es importante remarcar allí una jugada clave como lo fue la captura de Everson Griffen que obligó a los Falcons a despejar en esa serie.

Llegó el momento entonces donde los quarterbacks deben ganarse su contrato multimillonario. El tiempo restante era 2:57 y nueves puntos separan a los equipos, por lo que las probabilidades de conseguir un triunfo eran muy bajas. Dallas debía anotar rápido.

Un minuto tardó la ofensiva en dejar el score 39-37. Aquí es imposible obviar una recepción complicadísima de Michael Gallup para 38 yardas que además detuvo el reloj. En una atrapada circense del receptor abierto, los árbitros marcaron como completo un pase en una decisión muy ajustada. Afortunadamente el reto del head coach Dan Quinn no prosperó.

Las estadísticas finales de Dak son contundentes. Completó 34/47 pases para 450 yardas y una anotación por aire. Aunque su contribución no concluyó allí. El quarterback contribuyó además con tres touchdowns terrestres en un día inolvidable. Hay una enorme cantidad de cuestiones que deben ser corregidas. El staff es parte de esas decisiones muy cuestionables. Pero seguramente será mucho más fácil hacerlo luego de un triunfo milagroso.