Inicio Noticias La llegada de Garrett a Nueva York cambia el panorama de la...

La llegada de Garrett a Nueva York cambia el panorama de la NFC Este

13021
0

Un decepcionante 2019 para los cuatro equipos del Este de la Conferencia Nacional marcó lo que sería discutiblemente la peor actuación de una división en la historia de la NFL.

Entre Eagles, Cowboys, Giants y Redskins dejaron un récord negativo de 12-28 al enfrentarse a rivales fuera de la división; un rendimiento totalmente inaceptable para una división que se caracterizaba por ser de las más fuertes y difíciles de la liga.

Sin embargo, una oleada de cambios ha azotado a la NFC Este durante lo poco que va de pretemporada, y todo parece indicar que para el año actual estos equipos volverán al alto nivel que una vez nos tuvieron acostumbrados.

Los Eagles no se han destacado por realizar movimientos en su plantel ni mucho menos, ya que gran parte de sus pobres actuaciones esta temporada vinieron dadas por el gran número de bajas que sufrieron; pero con un plantel recuperado y sano, el 2020 podría traer grandes cosas para los aguiluchos.

Por su parte, los Redskins fueron los primeros en optar por el cambio cuando tan solo tras cinco encuentros decidieron despedir a su entrenador en jefe Jay Gruden y luego a su gerente general Bruce Allen; ahora el equipo se encuentra en plena renovación, bajo el mandato de un veterano como Ron Rivera quien llega con intenciones de llevar a la tribu de nuevo a lo alto.

Como ya saben, los Cowboys trajeron a Mike McCarthy, un entrenador en jefe con un anillo de Super Bowl en su currículum, quien traerá nuevas energías a un equipo plagado de talento y listo para ganar.

Y al igual que sus rivales, los Giants también tomaron el camino del cambio trayendo a un nuevo entrenador en jefe, el novato Joe Judge, y añadieron experiencia y sabiduría a la ecuación trayendo también al ex-entrenador vaquero Jason Garrett como su nuevo coordinador ofensivo.

Judge confía plenamente en las habilidades de Garrett y afirma que este hace un gran trabajo cuando se trata de “hacer ajustes durante el juego”.

Marcando las jugadas para los Cowboys, Garrett fue constantemente cuestionado por no correr el balón lo suficiente, pero los números no mienten: en sus más de 10 años con los Cowboys (bien sea como entrenador en jefe o coordinador ofensivo) la ofensiva del equipo terminó entre las 10 primeras en ocho ocasiones, incluyendo el primer lugar el año pasado.

Por más que Kellen Moore sea quien se lleve la mayor cantidad del crédito, este no hacía más que marcar las jugadas del librito de Garrett, así que Garrett el conocimiento y experiencia definitivamente lo tiene.

Además de esto, Garrett estará sumamente motivado por demostrarle al mundo lo buen entrenador que puede llegar a ser, y aplicará toda su sabiduría de fútbol para liderar al equipo de la Gran Manzana a los playoffs por primera vez en los últimos cuatro años.

Sin duda, la próxima temporada la NFC este estará a un mayor nivel y habrá que seguirla muy de cerca.