Inicio Noticias La importancia de un buen inicio y la dificultad de diciembre para...

La importancia de un buen inicio y la dificultad de diciembre para los Cowboys

2222
0

En una liga tan pareja como la NFL es una obviedad decir que todos los juegos son importantes. Sin embargo, hay momentos que pueden marcar el resto del año. El inicio es lógicamente uno de ellos, ya que puede condicionar lo que sigue si los resultados no son buenos. Más aún cuando se trata de un equipo con muchas expectativas.

También es cierto que empezar excelentemente tampoco garantiza nada, porque Dallas quedó afuera de la postemporada pasada a pesar de haber comenzado 3-0. Aunque en este caso el inicio de una nueva campaña será relevante por otra cuestión más allá de lo que significa empezar adecuadamente.

A veces son los rivales lo que le dan importancia a un calendario. Pero para los Cowboys será vital comenzar bien por la condición en la que competirán una buena parte de esta serie inicial. Esto está referido a que los Cowboys jugarán en casa cuatro de los primeros seis compromisos con los que empezarán.

Es cierto que dos de los tres que abrirán la temporada serán fuera de Dallas. Sin embargo, luego llegarán tres seguidos en el AT&T Stadium. Repasando un poco este segmento para evitar confusiones hay que mencionar ese calendario: Rams (V), Falcons (L), Seahawks (V), Browns (L), Giants (L) y Cardinals (L).

Esta serie de rivales podría presentar bastantes inconvenientes por las calidades individuales que tienen varios de ellos, pero no hay que preocuparse por demás. Como primer punto hay destacar que los Rams están pasando por una especie de reconstrucción parcial y la versión de 2018 que llegó al Super Bowl parece algo lejana.

Los Falcons tienen poder ofensivo, pero la defensiva está rearmándose. Los Seahawks son muy fuertes de locales, aunque quizás ese juego se juegue sin público si la situación de salud no es la adecuada. Los Browns son muy impredecibles a pesar de tener uno de los rosters con mejor talento en ambos lados del balón. Los Giants y los Cardinals también se están reconstruyendo, aunque ambos mejoraron a través del draft.

Por eso es que el calendario marca que será fundamental entrar en ritmo rápidamente. Porque tener cuatro juegos en casa podría significar empezar de manera ideal la era de Mike McCarthy en los Cowboys.

El mes más difícil

Obviamente lo más importante siempre es el final de la temporada regular. Aquellos que son contendientes suelen alcanzar su mejor nivel cerrando bien el año antes de la postemporada. Aunque en el escenario de los Cowboys la dificultad es otorgada por los rivales en sí.

El calendario marca que desde la semana 13 en adelante los obstáculos serán los Ravens (V), los Bengals (V), los 49ers (L), los Eagles (L) y los Giants. Los dos sembrados #1 de la temporada pasada junto con el campeón divisional de la NFC Este representan un desafío muy complejo para cualquier equipo.

Baltimore creo que será el juego más complicado que tendrá esta campaña para Dallas al competir contra el MVP reinante con su ofensiva terrestre demoledora. El siguiente podría ser más accesible al viajar a Cincinnati a pesar de Joe Burrow porque es una franquicia en clara reconstrucción total. Sobre todo teniendo en cuenta los diez días de descanso que habrá al ser el de los Ravens un Thursday Night Football.

Luego llegarán dos juegos en casa, pero de una exigencia máxima. Los 49ers son los actuales campeones de la NFC y son amplios candidatos para repetir ese logro. Después de eso será el momento del choque que probablemente defina la NFC Este y que quizás sea una revancha al tener que cruzarse con los Eagles. El extra será el 3 de enero visitando a los Giants.