Inicio Noticias Evaluando la temporada 2021 de los Cowboys: línea ofensiva

Evaluando la temporada 2021 de los Cowboys: línea ofensiva

988
0

El año calendario inició de manera muy desafortunada para los fanáticos. Se esperaba desde el campamento de entrenamiento una buena producción del equipo tras una temporada para el olvido. La lesión de Dak Prescott había descarrilado todos los planes en la semana 5 en 2020. Sin embargo, el regreso del quarterback hacía creer en la posibilidad de un desenlace favorable. Eso quedaría descartado tan temprano como la ronda de comodines.

Varios días transcurrieron desde la caída en casa frente a los 49ers que le puso el punto final a esas ilusiones. Las equivocaciones para llegar a esa decepcionante eliminación fueron muchas. Tantas como los responsables de que no se hayan cumplido las exigentes expectativas que el roster había generado. Teniendo en cuenta que dentro de poco será momento de mirar hacia adelante, aún queda algo de espacio para calificar las actuaciones de cada protagonista.

Hoy: línea ofensiva.

Línea ofensiva: C

La temporada de los linieros ofensivos de los Cowboys fue bastante irregular. Como sucedió con todo el equipo en especial de ese lado del balón, la segunda mitad de la competencia dejó más dudas que certezas de cara al futuro. Por la manera en la que concluyó este sector podría esperarse una calificación algo menor, aunque en líneas generales aprobaron teniendo en cuenta lo que había sido el año anterior.

Una importante cantidad de presión sufrió Dak Prescott en las últimas semanas. Más adelante analizaré cuál fue el punto débil obvio, pero como grupo en las estadísticas no estuvieron tan mal. Dallas ocupó el puesto 13 en capturas permitidas con 33. Sin embargo, una cifra más interesante es el porcentaje de sacks concedidos por intento de pase. En ese rubro finalizó sexto con un 4.9%. Su 18.5% de presiones otorgadas por dropback fue incluso quinto en la NFL.

¿Significa esto que todo está bien en las trincheras? La respuesta a este interrogante es un rotundo no. Si hay una prioridad en la offseason es arreglar esa zona. Pensar tanto en el presente como en lo que vendrá es algo que deberá hacer la gerencia en los próximos meses. Las urgencias para solucionar de inmediato están lógicamente en el interior.

El rendimiento de Zack Martin no lleva mucho tiempo para evaluar por su consistencia. Martin regresó otra vez a ser nombrado integrante del first-team All-Pro tras un año de ausencia por el irregular 2020. Eso implica que fue votado como el mejor guardia derecho de toda la liga. Un reconocimiento de ese tipo describe a la perfección su actuación.

Los inconvenientes están en las dos posiciones siguientes hacia la izquierda. Centro es un puesto en el que los Cowboys están obligados a invertir recursos para mejorar porque es una clara debilidad. Tyler Biadasz había tenido un aceptable año de novato, por lo que merecía la oportunidad de ser titular en la última temporada. Sin embargo, su nivel demostró que aún debe pulir su juego.

La gran falencia que tuvo el roster como conjunto fue la enorme cantidad de infracciones que cometieron. El principal contribuyente en ese departamento fue el otro guardia. Las producciones de Connor Williams fueron verdaderamente un problema por ese motivo. El guardia izquierdo fue el jugador más penalizado de toda la NFL incluyendo los playoffs con 14, según el sitio NFL Penalties.

Williams fue de hecho reemplazado por Connor McGovern durante la temporada por esa razón. Sin embargo, retornó a la alineación por las dispares producciones de McGovern. Lo cierto es que el guardia tuvo su peor año justo en el momento en que se convertirá en agente libre sin restricciones. Su continuidad se ve difícil.

El otro tema relevante para abordar es la situación de los tackles. La’el Collins no tuvo un desempeño tan destacado, pero su edad permite seguir viéndolo como el right tackle. Lo que no podrá repetir es la suspensión de seis juegos que le cargó la liga porque eso podría haber traído un resultado mucho peor para la ofensiva del que tuvo.

La pregunta clave es que sucederá con el tackle izquierdo. Tyron Smith fue convocado al Pro Bowl. Su rendimiento no fue dominante como en su época de esplendor, aunque se mantiene como una pieza confiable. El problema con Smith es su estado físico. A esta altura de su carrera se ve complicado creer que pueda tener una campaña completa de 17 duelos.

Smith se perdió seis semanas con una lesión de tobillo que luego fue agravada. En el draft pasado estaba la posibilidad de elegir al excelente LT Rashawn Slater ahora en los Chargers. La decisión de ir por Micah Parsons fue perfecta, pero eso no debe descartar la opción de encontrar a su sucesor en abril.

Una buena conclusión para el staff es la mejoría de Terence Steele luego de su floja actuación como rookie. En las ocasiones que tuvo para sustituir a Collins como RT durante su suspensión demostró un evidente crecimiento. Aunque quedó claro también que su sector es el derecho porque cuando reemplazó a Smith tuvo fallas evidentes.

Un veterano como Ty Nsekhe tuvo buenas participaciones. La sorpresa fue la de McGovern siendo utilizado como fullback para abrirle camino a los corredores. Sin embargo, cuando inició como guardia no se ganó el lugar de manera definitiva. Probarlo como centro es una alternativa, pero no aparece como una solución tan segura.

¿Es una necesidad en la agencia libre o el draft?

Sí. Dallas debe direccionar recursos hacia esa parte del equipo. En lo económico no puede hacer mucho porque su situación con el espacio salarial no es la ideal. Un dato irónico es que los Cowboys son la tercera franquicia que más dinero tiene destinado a la línea ofensiva, por lo que deberá optimizar sus inversiones. El pick global 24 da la sensación de ser un escenario perfecto para solidificar ese sector.

¿Quiénes se quedan y quiénes se van?

Williams es indudablemente el liniero sobre el que debe tomarse una decisión al convertirse en agente libre sin restricciones. Las penalizaciones podrían ser el factor que haga a los Cowboys buscar en otro lado. Sin embargo, no es nada fácil encontrar a un OL titular barato en la agencia libre. Spotrac indica un valor de mercado de 13.2 millones anuales para el guardia izquierdo.

A ese precio no hay ninguna posibilidad de que se quede, pero quizás consigan un acuerdo favorable. Un suplente decente como Nsekhe será también un UFA. Extenderlo un año para tener un plan de respaldo no sería una mala idea en la offseason. El tercer protagonista que finaliza su vínculo es el joven tackle Mitch Hyatt.