Inicio Noticias Evaluando la temporada 2021 de los Cowboys: esquineros

Evaluando la temporada 2021 de los Cowboys: esquineros

722
0

El año calendario inició de manera muy desafortunada para los fanáticos. Se esperaba desde el campamento de entrenamiento una buena producción del equipo tras una temporada para el olvido. La lesión de Dak Prescott había descarrilado todos los planes en la semana 5 en 2020. Sin embargo, el regreso del quarterback hacía creer en la posibilidad de un desenlace favorable. Eso quedaría descartado tan temprano como la ronda de comodines.

Bastante tiempo transcurrió desde la caída en casa frente a los 49ers que le puso el punto final a esas ilusiones. Las equivocaciones para llegar a esa decepcionante eliminación fueron muchas. Tantas como los responsables de que no se hayan cumplido las exigentes expectativas que el roster había generado. Teniendo en cuenta que ya es momento de mirar hacia adelante, aún queda algo de espacio para calificar las actuaciones de cada protagonista.

Hoy: cornerbacks.

Esquineros: A-

La zona en cuestión era otra urgencia antes de iniciar la temporada pasada. Por ese motivo se barajó la posibilidad de seleccionar a un cornerback con la décima selección global. Eso sería una gran noticia para los Cowboys a fin de cuentas porque permitió el arribo de Micah Parsons. Sin embargo, seguía siendo una necesidad evidente.

En esa dirección fue la gerencia con su pick de segunda ronda. Al no quedar disponible ningún producto tan pulido apostaron por Kelvin Joseph. El veredicto sobre esa decisión aún no se puede hacer al ir apenas un año, aunque se notó en la preseason que al novato todavía le faltan mejorar muchas cosas para contribuir en el primer equipo.

Esa situación sembró ciertas dudas que se ampliaron tras la semana 1. Aquel jueves por la noche inaugural vio a Anthony Brown ser quemado con facilidad. Los presagios sobre una posible desastrosa debilidad en esa área quedaron entonces magnificados. Sin embargo, con el correr de los juegos ese sector del roster fue solidificándose.

Aunque la gran novedad fue indudablemente la explosión de Trevon Diggs. El egresado de Alabama había demostrado condiciones en su temporada de novato. Su pasado como receptor abierto era algo que tentó mucho a la gerencia para draftearlo en 2020. Habilidad para hacer jugadas sobre el balón es algo que le faltó a los cornerbacks de la franquicia durante mucho tiempo.

Seguramente no podrá repetir la producción estadística que tuvo. No por una carencia propia, sino que fue verdaderamente extraordinaria. Los antecedentes son tan escasos que sus once intercepciones fueron la marca más alta de la NFL desde 1981. Pedir que logre esos números de nuevo no sería realista, pero sí que continúe por ese camino.

Diggs no es el mejor en cobertura por su agresividad. Los double-moves son una herramienta muy efectiva contra él al intentar casi siempre adivinar hacia dónde irá el pase. Allí está la explicación de por qué su PFF Grade es tan bajo. Sin embargo, la importancia de esas métricas es relativa al tener en cuenta el impacto que generan las entregas de balón en un juego.

Muy posiblemente Parsons haya sido el integrante más destacado de la defensiva. El motivo es la disrupción que realiza en las ofensivas rivales. Por el estilo de Diggs los quarterbacks optaron por desafiarlo a pesar de la enorme cantidad picks que obtuvo. Aunque eso lo utilizó en su favor para convertirse en un first team All-Pro en apenas su segunda temporada en la liga.

La importancia de recuperar el ovoide va más de una planilla. Ese tipo de acciones causa un cambio de momentum que puede dar vuelta un duelo. Un ejemplo evidente ocurrió en los playoffs frente a los 49ers. Los Cowboys no estuvieron cerca en ningún instante de la tarde, pero un pase interceptado por Brown les dio vida para soñar con ganar.

Lo común es que las defensivas tengan ciertos altibajos cada año. Sus rendimientos suelen ser más difíciles de predecir que los del ataque, por lo que las expectativas deberían ser moderadas. Sin embargo, el retorno de Dan Quinn es un aliciente para creer que podría mantenerse el nivel. En todo caso el esquinero representa una gran parte de la identidad que busca el coordinador.

Dallas concluyó como el líder en intercepciones con 26. Brown finalizó con tres luego de encontrar una producción definitivamente superior a lo esperado tras la caída en Tampa Bay. Una contribución aceptable fue la de Jourdan Lewis con otros tres picks. Los interrogantes sustanciales se enfocarán de aquí en adelante en Joseph. La otra incógnita estará en el pick más sorpresivo del draft Nahshon Wright, quien contribuyó en equipos especiales ante todo.

¿Es una necesidad en la agencia libre o el draft?

El incremento constante en la utilización de los ataques por aire obliga a las franquicias a tener buenos grupos de cornerbacks. Un puesto a mejorar quizás sea el de Brown como CB2. Sus actuaciones fueron aceptables salvo por alguna excepción, pero eso no significa que no pueda haber un salto de calidad en ese lugar de la alineación. En este caso es el draft la situación ideal para encontrar al aliado tanto de Diggs como de Joseph para el futuro.

¿Quiénes podrían irse de la franquicia?

En esta posición lo más probable es que no haya tantas modificaciones. El único que se convertirá en agente libre sin restricciones es Maurice Canady, por lo que no habrá que desesperarse en el armado del roster. Todas las otras opciones disponibles siguen estando bajo contrato en 2022.