Inicio Noticias ¿El inicio lento de los Cowboys en la agencia libre perjudica al...

¿El inicio lento de los Cowboys en la agencia libre perjudica al equipo?

3005
0

Tras la contratación de Dak Prescott y la reestructuración de los contratos de tres linieros ofensivos la semana pasada, se esperaba que los Cowboys entraran a la agencia libre en busca de jugadores de alto nivel. Esto, en buena parte, debido a sus necesidades en el apartado defensivo. Sin embargo, esto no ha sido así.

Hasta ahora, los Cowboys han tenido más salidas que llegadas. En el apartado de incorporaciones, el equipo solo ha sumado esta semana las incorporaciones del long snapper Jake McQuaide (ex de los Rams) y el tackle ofensivo Ty Nsekhe (ex de los Bills). A ellos se suma el tackle defensivo Carlos Watkins, cuya incorporación fue confirmada este jueves.

A pesar de esto, se esperaba otro arranque de parte de la dirigencia vaquera. De momento, fuentes como Michael Gehlken de Dallas Morning News señalan que los Cowboys tienen como prioridad contratar jugadores defensivos, como es el caso de Carlos Watkins. Sin embargo, prefieren ver cómo se desarrolla el mercado y no tomar decisiones apresuradas por grandes sumas de dinero.

¿Están teniendo los Cowboys un enfoque equivocado en la agencia libre?

Ahora bien, esta historia parece conocida para los fanáticos de Dallas. De hecho, es la misma situación de las temporadas anteriores, en las cuales los Cowboys no hicieron grandes incorporaciones de agentes libres. En lugar de esto, la dirigencia optó por reforzarse a través del Draft y de contratar veteranos a bajo costo en las etapas tardías de la agencia libre.

Optar por estas contrataciones “a precio de oferta” no le ha salido bien a los Cowboys en tiempos recientes. Dos ejemplos de esto fueron Gerald McCoy y Dontari Poe en 2020. McCoy sufrió una grave lesión durante el campamento de entrenamiento, teniendo que someterse a una cirugía que le dejó fuera de la campaña. Poe, por otro lado, no cumplió las expectativas y fue liberado a mitad de temporada.

Entonces, ¿esta ha sido la causa del fracaso de los Cowboys en las últimas temporadas?

Se podría decir que sí, pero hay un factor a considerar. Si el equipo vaquero ha estado tan recatado o “tímido” en las últimas agencias libres, se ha debido en buena parte a la situación de contrato de Dak Prescott. Sin ir muy lejos: si el mariscal hubiese recibido la etiqueta de franquicia este año, el equipo estaría en serios problemas respecto al tope salarial.

De hecho, la contratación de Prescott la semana pasada le permitió al equipo tener algo de movilidad bajo el tope salarial. Y dicha movilidad aumentó con otros movimientos hechos por el equipo, como la liberación del punter Chris Jones y la reestructuración de los contratos de Zack Martin, La’el Collins y Tyron Smith.

A pesar de esto, los Cowboys tienen muy poco margen de maniobra bajo el tope salarial. En estos momentos, y según Over The Cap, el equipo vaquero cuenta con poco más de 13 millones de espacio bajo dicho tope. Esto le deja con muy poco presupuesto para las incorporaciones que necesita hacer, aparte de las posibles firmas de jugadores del roster que se convirtieron ayer en agentes libres, como es el caso de Aldon Smith.

Por supuesto, esto no quiere decir que el equipo vaquero no tenga objetivos en la mira. Algunos de los que han sonado en las últimas horas son el ala defensiva Tarell Basham (Jets) y los safeties Demontae Kazee y Keanu Neal (ambos de Atlanta). Sin embargo, el enfoque de los Cowboys en este mercado parece claro: esperar que la agitación de los primeros días pase, y que las aguas se calmen.

Esta tónica de reforzarse con veteranos a bajo costo en la agencia libre podría resultar contraproducente para los Cowboys. Sin embargo, habrá que confiar que el cuerpo técnico (y la misma dirigencia) hayan aprendido la lección después de la desastrosa temporada 2020, especialmente en el apartado defensivo. Si no es así, es posible que la historia se siga repitiendo.