Inicio Noticias ¿El 2021 podría ser un año de “todo o nada” para los...

¿El 2021 podría ser un año de “todo o nada” para los Cowboys?

3553
2

Tras los desastrosos resultados y el pobre desempeño de algunos jugadores en la pasada campaña, el 2021 plantea una situación particular para los Cowboys. La forma como el equipo ha sumado incorporaciones y ha ido perfilando el roster puede indicar solo una cosa: este año puede ser de todo o nada.

Repasemos la situación. Actualmente, y a falta de futuros movimientos, los Cowboys tienen 73 jugadores en su roster. De ellos, hasta 38 jugadores tienen contrato hasta 2022. Eso incluye, por supuesto, a los jugadores llegados en esta agencia libre y que firmaron por un año con el equipo vaquero. De estos 38 jugadores, 20 de ellos son jugadores defensivos.

¿Qué significa esto? En caso que los Cowboys tengan un mal año y no logren llegar a los playoffs por tercera campaña consecutiva, Jerry Jones podría tomar una medida drástica: reconstruir el equipo desde cero el próximo año. Eso podría implicar despedir al cuerpo técnico, no firmar de nuevo a quienes acaban contrato en 2022 y construir un nuevo proyecto en torno a Dak Prescott, CeeDee Lamb y algunos otros jugadores.

Por supuesto, esto implica que los jugadores que acaban contrato en 2022 estarán en el punto de mira. Entre ellos están los receptores abiertos Michael Gallup, Noah Brown y Cedrick Wilson, el guardia Connor Williams, el ala cerrada Dalton Schultz y el ala defensiva Randy Gregory, por solo mencionar algunos. Si ellos querrán continuar en Dallas a futuro, tendrán que probar su valía al equipo vaquero.

2021, un año decisivo para el cuerpo de receptores

Uno de los elementos del roster de Dallas que podría sufrir mayores cambios en caso de una mala campaña 2021 es el cuerpo de receptores. De los cinco primeros en la rotación, ya vimos que tres de ellos (Gallup, Brown y Wilson) terminan contrato en 2022. Eso dejaría al equipo, teóricamente, solo con CeeDee Lamb y Amari Cooper asegurados para el largo plazo… o tal vez solo a Lamb.

La situación de Amari Cooper es algo particular. Aunque el receptor abierto firmó en 2020 un acuerdo por cinco años, la estructura del contrato tiene una particularidad. Al no haber reestructurado dicho contrato este año, los Cowboys tienen una puerta de salida en caso que decidan prescindir de Cooper en 2022. Al hacer esto, el equipo solo tendría un impacto de $6 millones de dinero muerto contra el tope salarial.

Aparte, esa no sería la única ventaja que tendría Dallas al no reestructurar el contrato. Según datos de Over The Cap, si el equipo decide cortar a Cooper el próximo año o incluso canjearlo (ya sea después del 1º de junio de este año o en 2022), esto solo tendría un impacto de $2 millones de dinero muerto. Como beneficio, los Cowboys liberarían $20 millones de espacio bajo el tope salarial.

Por supuesto, esto supondrá más presión para Amari Cooper. Aunque no sería el único en tener que demostrar su valía. Michael Gallup, Cedrick Wilson y Noah Brown también tienen como misión asegurar su continuidad en el equipo vaquero. Si no lo logran, la temporada 2022 implicaría reconstruir todo el cuerpo de receptores teniendo como base a CeeDee Lamb, pick de primera ronda del Draft 2020.

Ezekiel Elliott, un año decisivo

Otro que también tendrá una campaña decisiva es Ezekiel Elliott. El running back es uno de los mejor pagados del equipo, y también uno de los más criticados por la caída de su rendimiento en las últimas campañas. Aunque su contrato es un poco más complicado que el de Amari Cooper, los Cowboys también podrían prescindir de él si necesitan llegar a eso.

Vale recordar que, según el contrato de Elliott, su salario de $12.4 millones para la temporada 2022 quedaría totalmente garantizado si permanecía en el roster al quinto día de liga de 2021. Esa fecha se cumplió el pasado 21 de marzo. Por lo tanto, los Cowboys no tendrían tan fácil desvincularse de Zeke si no cumple las expectativas. De hecho, liberarlo le supondría al equipo un impacto considerable en dinero muerto.

Sin embargo, los Cowboys pueden optar por canjear a Zeke Elliott. Según datos de Over The Cap, esta operación les supondría unos $4.1 millones en dinero muerto, pero el dinero que pueden ahorrar bajo el tope salarial sería significativo. En caso de canjearlo después del 1º de junio de este año, Dallas ahorraría $9.6 millones. Ahora, si hacen esa operación después del 1º de junio de 2022, la suma ahorrada bajo el tope salarial sería de $12.4 millones.

Ahora, la otra dificultad de canjear a Elliott sería encontrar a un equipo dispuesto a asumir su salario de $12.4 millones en 2022. Si el running back no rinde a un nivel adecuado este año, puede que no haya ninguna franquicia dispuesta a incorporar al jugador. Si esta opción no funciona, los Cowboys tendrían que esperar hasta 2023 para liberarlo. Esto, claro, si quieren tener un menor impacto en dinero muerto y algo de ahorro bajo el tope salarial.

Este año también es decisivo para el cuerpo técnico

El cuerpo técnico de los Cowboys también tendrá una prueba de fuego en 2021. Todas las miradas apuntarán al entrenador en jefe, Mike McCarthy, quien entra a segundo año en Dallas tras un 2020 decepcionante. Es cierto que la lesión de Prescott y otros jugadores clave lastraron el desempeño del equipo. Sin embargo, algunas malas decisiones técnicas le hicieron blanco de las críticas en varias ocasiones.

Por ello, McCarthy y su cuerpo de entrenadores tendrán que probar su valía este año. En caso de no llegar a los playoffs, es probable que el head coach sea despedido. Si esto ocurre, uno de los posibles sustitutos sería el coordinador ofensivo Kellen Moore. Por supuesto, esa es una de las tantas posibilidades.

Como podemos ver, el 2021 será un año con mucho en juego para Dallas. Las expectativas son tan altas como en 2020, e incluso un poco más. Y aún queda esperar a quienes incorpora el equipo a través del Draft de este año y en la agencia libre. La suerte está echada: o los Cowboys cumplen las expectativas, o vendrá una reconstrucción profunda en 2022.

2 COMENTARIOS

  1. Saludos a los aficionados a los vaqueros, de acuerdo a las incorporaciones en la agencia libre, siento que la segunda selección de un safety ya no es tan urgente, me gustaría mejor, que seleccionarán a un buen LB, que venga a cubrir la lentitud de Jaylon Smith y las constantes lesiones de Vander E. y por añadir una selección mas, en la tercera ronda ojala quede un buen tacle defensivo, esas serian mis tres primeras selecciones, muchas gracias.
    Que sea un mejor año para todos.

  2. Veo que elaboras un análisis en temas ofensivos, cuando el verdadero Problema la temporada venidera está del lado defensivo. Cediendo sin conceder que se reestructurara el equipo definitivo que sería del lado de la defensiva. Nadie al día de hoy puede dar argumentos para pensar que la ofensiva NO tendrá una buena temporada. Saludos!

Comments are closed.