Inicio Noticias Del más débil al más completo, ordenando el roster de los Cowboys...

Del más débil al más completo, ordenando el roster de los Cowboys por puesto (parte 2)

5013
0
Dec 7, 2019; Arlington, TX, USA; Oklahoma Sooners wide receiver CeeDee Lamb (2) before the game against the Baylor Bears in the 2019 Big 12 Championship Game at AT&T Stadium. Mandatory Credit: Kevin Jairaj-USA TODAY Sports

En esta entrega vamos a completar el análisis el roster de los Cowboys dividido por posición. Iniciando por el que creo que es el que más dudas deja por ahora, la lista sigue hasta llegar al lugar más sólido del equipo.  Si bien es un plantel muy valioso y bastante bien balanceado, hay algunos puntos más fuertes que otros A continuación, los últimos cinco puestos. El orden estará representado en un ránking que va del 10 al 1, donde el 10 será el valor más débil del roster. Así es que hoy verán a los mejores sectores.

Aquí podrás ver la primera parte de esta serie.

5- Línea defensiva

La posibilidad de que esta zona del equipo esté entre los cinco mejores lugares está muy ligada a que Roger Goodell levante las suspensiones de Aldon Smith y Randy Gregory. En caso de que Smith y Gregory sean reinstaurados para competir en la NFL, los Cowboys no tendrían que depender tanto de que los más jóvenes logren buenas producciones. Pero obviamente hay mucho más allá de estos dos problemáticos nombres.

DeMarcus Lawrence en uno de los costados hace que los rivales deban inevitablemente prestarle mucha atención a ese lado. Eso liberaría al otro pass rusher externo, tal como sucedió con Robert Quinn la temporada pasada, y los beneficios podrían ser muchos. A este nombre hay que sumarle las adiciones de Gerald McCoy y Dontari Poe. Haber incorporado a dos experimentados tackles defensivos debería generar una mejoría instantánea en la línea de defensiva.

Aunque también hay una rotación con mucho potencial. Tyrone Crawford podría aportar experiencia y versatilidad opuesto a Lawrence. Dorance Armstrong, Joe Jackson, Jalen Jelks y el novato seleccionado en la quinta ronda Bradlee Anae son los otros alas defensivas que podrían tener varios snaps. En el interior de la línea estarán Auntwaun Woods, Trysten Hill y el rookie Neville Gallimore luchando por un lugar en el roster.

4- Línea ofensiva

Va a ser interesante como termina alineándose la línea ofensiva esta temporada. Luego de mucho tiempo con bastante certeza, ahora podrían ocurrir algunos cambios. Por empezar habrá que esperar para saber quién va a sustituir centro al retirado Travis Frederick. En un principio se creía que sería Joe Looney, pero Dallas hizo un intercambio con los Eagles en el draft para seleccionar a Tyler Biadasz.

El puesto de guardia izquierdo tampoco está completamente seguro. Connor McGovern fue elegido en la tercera ronda del draft en 2019, aunque estuvo toda la temporada en la lista de lesionados. Sin embargo, ahora podría retornar para pelear con Connor Williams por aquel lugar.

La otra duda podría estar en el reemplazante de Tyron Smith. El nivel de Smith no deja dudas, pero su estado físico por momentos le pasa factura. Cada vez que estuvo ausente se sintió, por lo que este es un punto a tener en cuenta. De todas maneras, este sector sigue siendo sólido.

3- Corredores

Tener a un running back Top 5 no es algo que deba ser pasado por alto. Ezekiel Elliott no fue simplemente un gran corredor durante una temporada, sino que desde 2016 está constantemente entre los mejores de la NFL en su rol. Es cierto que cada vez se busca desvalorizar más a quienes ocupan este puesto, pero la importancia de Zeke en la ofensiva de los Cowboys es absoluta desde su año de novato.

Incluso hay muchos que creen que en 2019 no tuvo un gran rendimiento por la huelga que hizo en el campamento de entrenamiento para conseguir una extensión. Sin embargo, los números son lapidarios con quienes piense eso. Con 1.357 yardas por tierra, Elliott terminó cuarto en la liga. El promedio de 4.5 yardas por acarreo también es muy bueno.

Aunque esa estadística quizás no sea tan valiosa como la que marca que fue el segundo jugador en toda la NFL en yardas desde la línea de scrimmage con 1.777, siendo superado únicamente por la extraordinaria campaña de Christian McCaffrey.

Esta área podría haberse ubicado tranquilamente luego de los quarterbacks. Sin embargo, la diferencia entre los dos integrantes principales aquí es más amplia. Porque Tony Pollard se ve como un sólido corredor a futuro con buen juego aéreo, pero la distancia entre él y Zeke es bastante amplia. Si el pick #4 de 2016 no está, el equipo realmente lo notaría.

2- Mariscales de campo

Haber firmado a Andy Dalton hizo que los mariscales de campo subieran muchos lugares en este listado. La importancia de un sólido QB2 no puede ser menospreciada. Los Eagles son el mejor ejemplo de ello al tener a un equipo competitivo que no se derrumbó cuando perdió al titular mientras estaba Nick Foles allí.

El salto de calidad entre Cooper Rush y Dalton es abismal. Es cierto que el Red Rifle no ganó ningún juego de postemporada en su carrera, pero en sus primeros cinco años los Bengals ingresaron a los playoffs consecutivamente. Tener una cierta certeza de que si algo sucediera con el QB1 no sería el final de la temporada es una sensación muy importante para cualquier contendiente.

Dak Prescott mejoró bastante su nivel en 2019. A pesar de todas las controversias acerca de su extensión de contrato, Prescott tuvo un rendimiento más que aceptable. Está claro que le faltó algo más en los momentos importantes, pero no fue el único culpable del mediocre 8-8. Hay que agregar además que con todas las armas ofensivas que tienen los Cowboys, la tarea de Dak sea incluso más accesible en 2020.

1- Receptores abiertos

La selección de CeeDee Lamb en la primera ronda del draft probablemente sea la prueba de que los Cowboys van a elegir el talento por sobre el esquema en la era post Jason Garrett. Pero también catapultó al nuevo trío de wide receivers a estar quizás entre los tres mejores de la NFL. Combinar al novato con Amari Cooper y Michael Gallup tiene un valor inconmensurable.

Kellen Moore fue uno de los grandes ganadores de la temporada pasada. En su primer año como coordinador ofensivo logró que la ofensiva sea mucho más agresiva que años anteriores. Aunque ahora podría hasta superar los valores conseguidos.

Es real que hay bastante incertidumbre sobre quiénes serán los receptores abiertos que completarán este grupo. Pero la posibilidad de tener a tres WRs de tanto calibre y con tanto futuro es demasiado buena como para no ocupar el #1. También significa que Dallas podría darle un descanso a Cooper si vuelve a lesionarse y la ofensiva seguiría siendo competitiva.