Inicio Noticias Decepcionante actuación de los Cowboys: derrota 26-15 ante los Bills

Decepcionante actuación de los Cowboys: derrota 26-15 ante los Bills

209
0

En el día de acción de gracias en Estados Unidos se esperaba una fiesta en el estadio de los Cowboys. Sin embargo, los fanáticos no tienen nada para agradecer en lo que al rendimiento de su equipo se refiere. Dallas jugó probablemente su peor partido de la temporada. Porque hubo muchos juegos flojos, pero generalmente había algo para rescatar. Esta vez, en cambio, tanto la defensiva como la ofensiva y los equipos especiales fueron realmente decepcionantes.

El juego había comenzado de manera inmejorable para los Cowboys. Recibiendo el balón para iniciar, los tejanos anotaron en su primera serie ofensiva. Una buena posesión que contó con participaciones de Amari Cooper y Ezekiel Elliot fue definida por Jason Witten. El TE logró anotar en una jugada diseñada perfectamente.

Aunque por más increíble que suene, Dallas no volvió a anotar sino hasta cuando restaban cuatro minutos. La realidad es que hay que reconocer a Buffalo porque hizo un juego perfecto. Pero, por otro lado, los tejanos no hicieron prácticamente nada para evitar que eso suceda.

Dak Prescott no estuvo ni cerca del rendimiento de un quarterback que pretende ganar 40 millones de dólares por año. De hecho, si de este duelo dependiera su salario, éste debería verse reducido significativamente con respecto a las pretensiones que actualmente tiene. El QB fue uno de los principales responsables de la derrota sin lugar a dudas.

Dos intercambios de balón consecutivos en el segundo cuarto llenaron de motivación a los Bills, que mostraron personalidad para imponerse claramente. Primero fue una intercepción la que dejó a Buffalo en la yarda 29 de Dallas luego de una mala acción del propio Dak. En una jugada de pase pantalla leída perfectamente por la defensiva, no reconoció la presión y luego hizo uno de sus típicos envíos demasiado confiado. El balón cayó en las manos de un linero rival.

Ahí los Cowboys corrieron con suerte porque los Bills tuvieron una pésima serie ofensiva que encima finalizó con un gol de campo errado cuando estaban 7-7. Sin embargo, Dallas no pudo aprovechar el empuje que puede generar esa situación y volvió a entregar el ovoide.

Nuevamente fue Prescott el responsable de ese intercambio. En lo que se denomina strip-sack, Ed Oliver logró arrebatarle el balón al QB cuando iba a lanzar y Trent Murphy logró recuperarlo.

En esa posesión los Bills ajustaron su ofensiva y consiguieron anotar gracias a una recepción de 28 yardas del RB Devin Singletary. Eso sucedió en una jugada de truco fantástica. Allí fue el WR John Brown el que terminó lanzando el envío excelente.

De ahí en más fue todo de los Bills. Por eso también hay apuntarle a la defensiva. Calificar la temporada de esa unidad como muy mala puede sonar hasta poco. Una jugada que define la actuación a la perfección sucedió en un momento clave que podría haber significado un nuevo impulso para los Cowboys, pero que le dio otro empujón al rival.

Era 4ta y 1 y los Bills arriesgaron para conseguir el 1ro y 10. Aunque en el centrado del balón, Allen la dejó caer en la línea de scrimmage. Sin embargo, en un par de piernas y brazos el QB tomó el ovoide, avanzando esa yarda ante la inacción de Jaylon Smith. En la siguiente jugada llegó el mencionado TD de Singletary. Hay que destacar además que en esa serie Buffalo completó un pase de 19 yardas para Cole Beasley en 2da y 20.

Los linebackers volvieron a permitir que el ataque terrestre consiga mover a la ofensiva adversaria al mismo tiempo que consumía el reloj. Se sabía que Allen iba a correr y aún así el QB logró anotar por tierra. La defensiva secundaria fue nuevamente un blanco fácil, permitiendo que Beasley finalice con 110 yardas y una anotación.

También hay que mencionar a los equipos especiales. Brett Maher fue bloqueado en la línea de scrimmage en un intento de gol de campo de 35 yardas y luego el pateador falló otro desde 47 yardas.

Así es que los Cowboys continúan decepcionando. Mucho plantel y poco rendimiento. Eso parece ser Dallas esta campaña. La inconsistencia es realmente alarmante para un equipo que comenzó la temporada como uno de los contendientes. Sin embargo, más allá de que llegue a postemporada, cuesta pensar que pueda vencer rivales de gran peso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí