Inicio Noticias Con Bennett, la linea defensiva de los Cowboys puede ser muy especial

Con Bennett, la linea defensiva de los Cowboys puede ser muy especial

778
0

Este lunes ante los Gigantes, los Dallas Cowboys revelarán la nueva alienación de la línea defensiva por primera vez, y tendrá la oportunidad de ser algo muy especial.

Aunque Michael Bennett es un exterior defensivo, él también puede jugar en la posición de tackle defensivo. De hecho, en su carrera Bennett ha tenido sus mejores momentos cuando juega en el interior de la línea.

Por lo tanto, en situaciones de pases obvios, la alineación para los Cowboys serán: DeMarcus Lawrence (DE), Michael Bennett (DT), Maliek Collins (DT) y Robert Quinn (DE). Esa alineación le causará pesadillas al coordinador ofensivo que se este preparando para un partido ante los Cowboys.

DeMarcus Lawrence ha liderado el equipo en sacks los últimos años, con 10.5 en 2018 y 14.5 en 2017. Él tuvo un inicio lento este año como estuvo lesionado durante todo el campo de entrenamiento, pero recientemente mostró que parece haber regresado.

Los Delfines pensaban que Robert Quinn estaba en el final de su carrera. Pero en Dallas, Quinn nuevamente parece ser el Quinn de 2013, cuando tenia 19 sacks. En Miami, sus problemas con los Delfines tuvieron más que ver con su equipo que con él mismo. Como no estaba rodeado de talento, Quinn se encontró bloqueado por dos o tres hombres. Pero cuando él resultaba bloqueado uno a uno en Miami, Quinn lideró la liga en ganar contra su oponente.

Este año, Quinn tiene 6 sacks en solo 5 partidos y a veces parece que no se puede bloquear. Es muy claro que Quinn está cosechando los beneficios de tener a Lawrence en la misma línea defensiva.

Y ahora entra Michael Bennett, que tuvo 9 sacks con las Águilas el último año. Bennett estaba sufriendo con los Patriotas en su formación defensiva 3-4. En esa formación, Bennett no estuvo encargado de atacar el mariscal de campo, pero en cambio estaba esperado a ocupar un cuerpo para que los apoyadores pudieran atacar.  Bennett no estaba contento con esa estrategia y su pelea con el entrenador defensivo resultó en un canje con los Cowboys.

Al final, los problemas que tenían Quinn y Bennett en Miami y Nueva Inglaterra respectivamente se han convertido en ganancias  para los Dallas Cowboys. Ahora con tres maestros del sack en la línea defensiva, Lawrence, Quinn y Bennett serán un terror para los mariscales de campo de la liga.

El pronóstico para el lunes en la noche ante los Gigantes será una lluvia de sacks de los Cowboys y más presión del mariscal de campo, Daniel Jones. Y más presión normalmente resulta en turnovers, la cosa que todos los equipos codician.