Inicio Noticias ¿Cómo beneficiaría la ofensiva de 11 de Kellen Moore a los Cowboys?

¿Cómo beneficiaría la ofensiva de 11 de Kellen Moore a los Cowboys?

4512
0

Algo de lo que se viene hablando desde hace largo rato es la gran ofensiva de Dallas la pasada campaña. Lamentablemente, no pasaron a la postemporada, pero el trabajo del coordinador ofensivo Kellen Moore dejó muy buen sabor de boca. Sobre todo ante ciertas estrategias implementadas en el campo y que dieron muy buenos resultados. Ahora bien, con la adición del receptor CeeDee Lamb gracias al Draft, Moore podría implementar de manera interesante una ofensiva de 11 jugadores. Esto daría como resultado un mejor rendimiento, tanto por tierra como en el juego de pases.

Por lo tanto, estamos hablando de una ofensiva con tres receptores abiertos, un ala cerrada y un corredor. Si analizamos este esquema, se pueden utilizar en dos tercios de un encuentro. Y puede ser sumamente positivo por una gran variedad de razones.

Primero que nada, la ofensiva de 11 se utiliza principalmente para el juego de pases. Esto quiere decir que Dak Prescott tendría varios elementos a los cuales pasar el balón. Obviamente, se tratan de Amari Cooper, Michael Gallup y ahora CeeDee Lamb. Por supuesto, podemos anexar también al ala cerrada Blake Jarwin. Quien no solo puede recibir, sino que puede generar algunas buenas yardas tras recibir un pase.

Sin embargo, otro elemento que podría beneficiarse es el corredor Ezekiel Elliott. De acuerdo con Pro Football Focus, promedió 5.1 yardas por acarreo, el quinto mejor promedio entre los 23 jugadores de la NFL con al menos 80 acarreos elegibles. Además, lideró la liga en yardas por tierra con 823 en 161 intentos. Ambas estadísticas con personal de 11.

Como dato interesante, en el último juego de la temporada regular ante los Redskins, Elliott logró una anotación de 33 yardas, también con un personal de 11. Asimismo, una carrera ante los Bills de 30 yardas en noviembre de 2019. Esto quiere decir, que con 11 le sienta mejor a Elliott para realizar sus jugadas. A pesar que se pueda considerar una alineación en donde figura mucho más el juego por aire.

Por supuesto, una vez que Cooper, Gallup y Lamb compartan en el campo, las defensivas rivales van a tener que respetar la capacidad de los Cowboys de realizar pases. De hecho, los adversarios van a tener que verse forzados a retirar a un linebacker y colocar a un back defensivo. Con personal de 11, Dallas intentó hacer pases un 70% de las jugadas. Lo cual está entre el promedio de la liga, según los datos de Pro Football Focus. Pueden seguir confiando en pasar el balón incluso si el equipo rival añade un jugador extra a su esquema defensivo.

Una falla que pueda tener Blake Jarwin como ala cerrada es el bloqueo por tierra. Es algo en lo que hay que trabajar, pero Lamb también puede funcionar como receptor interno. De esta manera, puede abrirle espacios a Elliott bloqueando las defensivas contrarias.

A pesar que la pasada campaña se insistió de gran manera en el juego por tierra, los Cowboys contaron con Cooper y Gallup, produciendo más de 1100 yardas cada uno en el juego aéreo. No queda la menor duda que Lamb buscará producir una cifra similar, y con un personal de 11 lo que se busca es el juego de pases, como ya se ha mencionado. Incluyendo en primeras oportunidades.

Por supuesto, todo esto va a depender de lo que decida el cuerpo técnico, incluyendo el coordinador ofensivo. Ciertamente se espera que bajo la tutela de McCarthy, Moore pueda explotar todo su potencial. Maximizar los talentos de Dak Prescott y como consecuencia, beneficiar a sus compañeros. Lograr una ofensiva envidiada en la liga, que pueda producir hasta más de 40 puntos por encuentro sin ningún problema, ese es el objetivo.