Inicio Noticias ¿Cómo afectaría a los Cowboys una temporada regular de 17 juegos en...

¿Cómo afectaría a los Cowboys una temporada regular de 17 juegos en 2021?

1992
0

La temporada 2021 de la NFL promete ser algo diferente. Aunque se espera que este año si haya juegos de pretemporada, la liga tiene previstos algunos cambios en el calendario que podrían afectar a unos equipos más que a otros. Y el más significativo tiene que ver con la temporada regular.

Según fuentes, la NFL tiene previsto esta semana hacer oficial la expansión de la temporada regular a 17 juegos. Aparte, también se estima que el calendario de pretemporada sea reducido a tres encuentros. Vale mencionar que esta es la primera expansión de la temporada regular que se hace desde 1978, año en que el calendario se amplió de 14 a 16 juegos.

Aparte, y según múltiples reportes desde finales de la temporada regular 2020, podemos tener una idea clara de cuál será el juego extra de cada equipo en el calendario. A falta de confirmación oficial, serán juegos inter-conferencias donde equipos de la AFC jugarán como locales ante los de la NFC.

De esta manera, la fórmula a usar sería la siguiente:

  • NFC Norte visita a AFC Oeste.
  • NFC Sur visita a AFC Sur.
  • NFC Este visita a AFC Este.
  • NFC Oeste visita a AFC Norte.

Siguiendo esta fórmula, los cruces serían según la posición de cada equipo en la pasada temporada regular: primero contra primero, segundo contra segundo, y así sucesivamente.

En el caso de los Cowboys, terceros en la NFC Este en 2020, su juego adicional en la próxima temporada será de visitante ante los New England Patriots, terceros de la AFC Este. En el caso de los rivales divisionales de Dallas, los cruces serían estos:  Washington contra Buffalo, los New York Giants contra Miami, y Philadelphia contra los New York Jets.

¿Cómo afectará a los Cowboys tener un juego adicional?

Por supuesto, esta expansión de la temporada regular podría afectar a los equipos, esto a pesar de la reducción de la pretemporada a tres encuentros. La principal preocupación sería un posible aumento de las lesiones, más aún tras lo visto en la campaña pasada. Sin embargo, que este año si haya campamentos de entrenamiento y pretemporada podría reducir esa posibilidad.

En el caso concreto de los Cowboys, la principal preocupación ante la expansión de la temporada regular es la condición física de Dak Prescott tras la fractura de tobillo que sufrió en 2020. Si bien la recuperación del mariscal va en muy buen camino, una carga mayor de partidos podría llegar a afectarle físicamente. Y más aún al ser esa la primera lesión grave que sufre en su carrera profesional.

Otra preocupación adicional es el rival de turno. Es cierto que los Patriots siguen en su proceso de reconstrucción tras la salida de Tom Brady en 2020. Sin embargo, con Bill Belichick aún al mando, New England sigue siendo un rival de cuidado. Y más aún si el encuentro será en el Gillette Stadium, donde las condiciones climáticas pueden jugar en contra de Dallas.

Aparte, recordemos que los Cowboys de por sí tendrán un calendario con rivales complicados, empezando por los finalistas del pasado Super Bowl: Tampa Bay y Kansas City. Por otra parte, se cruzarán con los New Orleans Saints en su primera campaña post Drew Brees, sumando además a otros equipos que se están reforzando muy bien para este año, como Arizona y Los Ángeles Chargers.

Por supuesto, todo es relativo. Los equipos de la NFL ya saben lo que es adaptarse a calendarios complicados y demás situaciones imprevistas, y así lo pudimos ver en la temporada pasada. Los Cowboys no son la excepción, y por lo tanto estos cambios no deberían tener mayor influencia en su desempeño en la próxima campaña. Esto, por supuesto, siempre y cuando no ocurran lesiones graves de jugadores clave.