Inicio Noticias Cinco razones por la que los Cowboys irán al Super Bowl

Cinco razones por la que los Cowboys irán al Super Bowl

849
0
Dallas Cowboys

Ya pasó bastante tiempo desde esa derrota de la ronda divisional ante Los Angeles Rams. En esa oportunidad, el resultado fue un 30 a 22 el doce de enero de 2019. De esa fecha a este momento, han habido cambios significativos en el núcleo de los Dallas Cowboys.

Lo primero, Kellen Moore es ahora el coordinador ofensivo. Aparte de esto, DeMarcus Lawrence firmó un contrato millonario y por si fuera poco, se han conseguido piezas claves a través de agentes libres o por medio del draft.

No es mentira cuando Stephen Jones ha dado a entender que el equipo “debe dar el siguiente paso”. Además que no hay dudas que este es uno de los rosters más talentosos en los últimos años.

Así que las expectativas son altas, pero hay un ambiente de gran optimismo que da a entender que los Cowboys tienen lo necesario para llegar al Super Bowl. A continuación, acá hay cinco razones por las que pueden llegar a obtener el Trofeo Vince Lombardi esta temporada.

No hay como tal un punto débil en el roster. De hecho, solo se está esperando que la situación del corredor Zeke Elliott culmine y lleguen a un acuerdo para su mejora salarial. Y con todo y esto, tienen corredores de garantía con el novato Tony Pollard y el veterano Alfred Morris.

El gran problema de los Cowboys durante la offseason era encontrar un Safety de garantías. Sin embargo, la aparición de Xavier Woods y del novato Donovan Wilson han calmado toda esta interrogante.

El grupo está bien en lo que respecta a esquineros, linebackers y la línea defensiva. Por el lado ofensivo, Dak Prescott tuvo la mejor pretemporada de su carrera en la NFL. Michael Gallup está encendido y se encuentra en total sintonía con el QB en su segundo año. Por otro lado, Randall Cobb se ha adaptado muy bien al grupo, y se espera que Amari Cooper sea aún más efectivo, ahora que tendrá la oportunidad de jugar una temporada completa con el equipo.

Jason Witten está de vuelta tras su retiro. Travis Frederick se encuentra en plena forma y si a estos nombres le añadimos el de Connor Williams, estamos hablando que la línea ofensiva podría volver a ser una de las mejores en toda la liga.

Kellen Moore como factor sorpresa. Se espera que la ofensiva de Dallas sea un poco más impredecible esta temporada. De hecho, los coordinadores defensivos de los equipos rivales solo tienen los partidos de pretemporada para analizar a los Cowboys. Al ser el primer año de Moore como coordinador ofensivo, no hay mucho que analizar y esto los puede tomar por sorpresa. Eso es algo que hay que aprovechar durante la temporada regular.

Durante el campamento de entrenamiento y la pretemporada, se han visto varias formaciones que no se utilizaban mucho en años anteriores. Igualmente, se ha visto mucho movimiento antes de hacer los snaps, y el énfasis en utilizar al fullback en las jugadas de pase. De acuerdo con los jugadores, las mayores diferencias se están notando antes de los snaps.

Por supuesto, el objetivo no está en eliminar lo que se logró la temporada pasada. Se trata de reforzar y evitar la mayor cantidad de errores posibles. Mientras Zeke Elliott esté en el campo, se harán jugadas de acarreo. Pero lo que se busca es disfrazar la jugada antes del snap para que los oponentes no tengan ni la más mínima idea de lo que hará el equipo.

Este es un grupo con experiencia. A pesar que en el papel se vean como un grupo joven, la verdad es que los jugadores clave con todo y su corta edad, ya tienen experiencia en el equipo y en la liga. Por ejemplo, Leighton Vander Esch y Jaylon Smith ya tienen prácticamente una temporada completa de experiencia jugando juntos.

Lo mismo se puede decir de Connor Williams con 22, y Michael Gallup con 23. El QB Dak Prescott acaba de cumplir 26 pero ya va para su cuarta temporada en la NFL. Amari Cooper con 25 entrará en su quinta temporada, y Zeke con 24, estará jugando su cuarta temporada también.

Junto a ellos, estarán los veteranos Jason Witten, Sean Lee, Randall Cobb, Tyrone Crawford, Travis Frederick, Zack Martin, Tyron Smith y DeMarcus Lawrence. En conclusión, el grupo está perfectamente balanceado y listo para grandes cosas.

Llegan prácticamente sanos al inicio de temporada. A pesar que Byron Jones, Martin, Cooper y Smith se perdieron una buena parte del campamento de entrenamiento, se espera que regresen a practicar esta semana. Todo con vistas al partido de la semana 1 ante los New York Giants. Por otro lado, Dallas asume que Ezekiel Elliott regresará completamente fresco tras su huelga.

En la pretemporada es importante practicar, pero para los jugadores con experiencia, es más importante llegar sanos a la semana 1. Los Cowboys lo han logrado, y gracias a su talentoso roster, tienen la capacidad de manejar las lesiones durante la temporada.

Las intercepciones. No es un secreto que los Cowboys no se han destacado mucho estos últimos años en interceptar pases. Han sido de los peores equipos de la liga en estos últimos tiempos, pero afortunadamente, esto está cambiando.

Durante el campamento de entrenamiento se trabajó mucho en ese aspecto, y se vieron los resultados durante los encuentros de pretemporada. Los Cowboys lograron un total de ocho intercepciones en los cuatro partidos. Es un gran número si tomamos en cuenta que solo realizaron nueve en toda la temporada regular. Esto los colocó en el puesto 26 de toda la liga en la pasada campaña.

Donovan Wilson se convirtió en la sensación, con un total de tres intercepciones en su cuenta personal. De llegar a promediar una intercepción por juego, tienen una gran oportunidad de estar en el top de las unidades defensivas de la NFL.