Inicio Noticias Cinco claves para que los Cowboys mantengan su gran momento después del...

Cinco claves para que los Cowboys mantengan su gran momento después del descanso

3143
0

El inicio de temporada que han tenido los Cowboys ha levantado muchas expectativas. Tras seis semanas, el equipo llega a su semana de descanso con record de 5-1 y con la mejor ofensiva de la NFL. Aparte, están entre los líderes de la liga en algunos apartados defensivos. Viendo el calendario restante, puede darse por sentado que los Cowboys ganarán su división. Incluso, que pueden llegar lejos en postemporada.

En el papel todo suena muy bien, pero muchas cosas pueden ocurrir en el camino. Al equipo vaquero aún le quedan 11 juegos en los cuales cualquier cosa puede pasar. Sin embargo, mantener el buen momento mostrado hasta ahora es posible. A continuación, repasamos algunas claves para que esto ocurra.

#1 – Mantenerse saludables

Es cierto que los Cowboys han podido mantener el nivel durante estas seis semanas a pesar de las bajas de titulares como Michael Gallup, DeMarcus Lawrence y Neville Gallimore. Esto, por supuesto, sin olvidar a los jugadores que se han perdido uno o dos juegos en este trecho debido al COVID-19: Randy Gregory, Zack Martin, Keanu Neal, entre otros.

Sin embargo, el buen estado de salud de sus jugadores clave es fundamental para que los Cowboys mantengan su buen momento. En este apartado, muchas miradas apuntan al mariscal Dak Prescott. Ya vimos en 2020 que el equipo no es el mismo sin él, y eso es algo por lo que muchos no quisieran volver a pasar. Su lesión tras el juego contra los Patriots encendió las alarmas, y aunque parece que es leve, esperemos que no tenga que ausentarse.

Aparte de Prescott, la salud de la línea ofensiva titular también será clave. Esa fue otra pesadilla en la temporada pasada, aunque algo parece distinto este año: el nivel mostrado por los respaldos. Connor McGovern, Terence Steele y Ty Nsekhe han estado a la altura cuando se les ha necesitado durante estos seis juegos, en mayor o menor medida. Y en 2020 eso fue algo que no ocurrió.

#2 – Los regresos tras lesión

Si el equipo ha logrado mantener un buen desempeño a pesar de las bajas, el regreso progresivo de los jugadores lesionados sin duda hará que Dallas siga en línea ascendente. Tras la semana de descanso, se espera que varios jugadores vuelvan a la acción de forma escalonada. Los tres principales serían los ya mencionados Lawrence, Gallimore y Gallup. Aparte, también será vital el retorno de varias piezas de profundidad en el roster, tales como Donovan Wilson, Trysten Hill, Dorance Armstrong y el novato Kelvin Joseph, entre otros.

De estos regresos, el más esperado será el de DeMarcus Lawrence. Con “Tank” de vuelta, él y Randy Gregory conformarían una dupla letal de cazamariscales en la defensa de los Cowboys. Sin embargo, es importante que no se apresure el regreso de Lawrence. Debido a que el equipo ha podido ofrecer un buen nivel en su ausencia, lo ideal es que el jugador pueda estar al 100% de sus condiciones para el trecho final de la campaña regular. Esto, claro, pensando también en la postemporada.

#3 – La falta de egoísmo de los jugadores

Buena parte del éxito de los Cowboys en este trecho inicial de la campaña se debe también a la falta de egoísmo de los jugadores. Cada uno tiene su rol en el equipo, lo acepta, y no comienza a competir por romper marcas personales ni inflar sus estadísticas. De hecho, se nota un mayor nivel de trabajo en equipo.

Esto se ha visto especialmente en la ofensiva de los Cowboys. En vez de competir por snaps, Ezekiel Elliott y Tony Pollard están teniendo un papel repartido en el juego terrestre, e incluso han conformado una dupla letal de corredores en algunos juegos. Esta repartición de roles también la hemos podido ver entre los alas cerradas Blake Jarwin y Dalton Schultz, así como entre los receptores CeeDee Lamb, Amari Cooper y Cedrick Wilson.

Con este nivel de cooperación y esta falta de egoísmo, podemos ver como los Cowboys se enfocan más en ganar partidos. Todos se esmeran en hacer bien su papel, y eso se ha visto en las actitudes de jugadores como Ezekiel Elliott y Dak Prescott al respecto. No les preocupan las estadísticas personales y no deberían, ya que igual éstas están cayendo solas.

#4 – Mantener la consistencia de juego

Algo que ha caracterizado a los Cowboys en estas seis semanas ha sido la consistencia de su juego. La ofensiva dirigida por Kellen Moore ha mantenido el enfoque de “tomar agresivamente lo que les dé la defensa rival”, cambiando el plan de juego sobre la marcha si es necesario. Esta capacidad de adaptación no solo ha sacado de apuros al equipo en algunos juegos, sino que le ha dado buenos resultados.

Mientras, la defensa ha superado las expectativas iniciales. Con Dan Quinn como nuevo coordinador defensivo y con la llegada de nuevos jugadores, se pensaba que la defensa vaquera tardaría en carburar. De momento, los Cowboys se han mantenido consistentes generando cambios de posesión y defendiendo por tierra. La defensa de pases aún tiene mucho por mejorar, pero las sensaciones son positivas.

#5 –  El gran nivel de juego de Dak Prescott

Más allá de su estado físico tras su lesión de tobillo, algo que ha sido clave hasta ahora ha sido el gran momento de Dak Prescott. El mariscal está jugando al mejor nivel de su carrera en la NFL, y las cifras lo avalan. En estos momentos, Prescott tiene una tasa de pases completos de 73.1%, rating de pasador de 115.0, y va en camino a lograr 40 o más pases para touchdown este año.

Para Nick Kehoe de Dallas Morning News, la mejoría en el juego de Prescott se debe en buena parte a su capacidad para reconocer las coberturas e incursiones rivales y anticiparse a ellas. Aparte, Dak se está mostrando mucho más preciso y consistente este año. El hecho de tener la segunda mejor tasa de pases completados en la NFL en lo que va de temporada así lo indica.

Aunque los Cowboys han tenido un gran desempeño en lo que va de temporada, es importante que el buen momento se mantenga. Tener una semana de descanso justo después de la gran victoria contra los Patriots le viene en buen momento a Dallas. Solo queda por ver si el cuerpo técnico hace los ajustes necesarios durante estos días para que el equipo vaquero siga en la ruta ganadora.