Inicio Noticias Cinco claves del Cowboys-49ers de la semana 15

Cinco claves del Cowboys-49ers de la semana 15

1562
0

El duelo del domingo entre estas históricas franquicias seguramente no es lo que todos esperaban al iniciar la temporada. El dato de que ambos podrían quedar matemáticamente eliminados esta semana explica eso de manera muy clara. Sin embargo, Dallas debe ganar para confirmar su actuación en Cincinnati.

Contener el ataque terrestre

Esta será indudablemente la cuestión principal para que los Cowboys tengan chances de vencer. El rival quizás no tenga un corredor de renombre porque hasta Raheem Mostert podría perderse el juego por una lesión de tobillo, pero si hay algo que caracteriza a la ofensiva de los 49ers es su ataque por tierra. Esa es la identidad que tanto rédito les dio.

La ausencia de Jimmy Garoppolo hizo esa vía aún más buscada. No contar con su quarterback titular limitó enormemente la peligrosidad por aire, por lo que esa será la forma en la que San Francisco intentará dañar. Sirve recordar que Dallas tiene la peor defensiva por tierra de la NFL permitiendo un promedio de 162.7 yardas.

La línea ofensiva de los Cowboys

Los linieros defensivos de los 49ers fueron los más dominantes por un amplio margen en 2019. Sin embargo, tanto por intercambios como por lesiones ya no son lo mismo. DeForest Buckner ahora está en los Colts y Nick Bosa junto con Dee Ford están en la lista de lesionados. Ese es el gran motivo por el que se ubican en el puesto 22 en capturas totalizando 23.

Aunque eso no implica que no tengan nada de talento. Arik Armstead sigue siendo un problema en potencia si no se lo tiene en cuenta. Kerry Hyder está siendo una revelación con 7.5 sacks. El novato Javon Kinlaw puede desviar balones en la línea con su gran altura. Andy Dalton necesitará de tiempo para lanzar porque además la defensiva secundaria es muy sólida.

Brandon Aiyuk

La camada de receptores abiertos del último draft es de un talento muy difícil de repetir. Henry Ruggs III, Jerry Jeudy, CeeDee Lamb, Jalen Reagor y Justin Jefferson fueron los cinco primeros en escuchar su nombre. Lamb y Jefferson se destacaron del resto, pero hubo alguien más que silenciosamente mejoró con el transcurrir de la temporada.

San Francisco eligió a Aiyuk con el pick global 25. La virtud que hizo que Kyle Shanahan apostara por él es su capacidad para conseguir yardas después de la recepción. Eso hace que encaje perfecto en el sistema ofensivo. Por esto es que Aiyuk deberá ser seguido muy de cerca por la defensiva. Sobre todo si se considera que el quarterback no tendrá tantos receptores.

Dalton Schultz

La gran sorpresa del año para los Cowboys fue la aparición del ala cerrada como un arma más en el ataque aéreo. Antes visto como un bloqueador, demostró mucha habilidad con las manos. Pudo a su vez generar conexión con los otros quarterbacks más allá de Dak Prescott, por lo que su futuro en la franquicia debería estar garantizado.

No hace falta decir que con tantos wide receivers de nivel Schultz no es la herramienta más llamativa. Pero sí podría ser muy importante en el juego frente a San Francisco. La defensiva rival se caracteriza por realizar muy buenas coberturas en zona. Allí es donde el tight end podría aprovechar los espacios generados por las rutas del trío Cooper-Gallup-Lamb.

Fred Warner

El motor de la defensiva de los 49ers es sin lugar a dudas el linebacker. La posibilidad de tener a un MLB tan talentoso le facilita las cosas a toda la unidad para que funcione cohesionadamente. Warner es un jugador muy completo que puede colaborar defendiendo los ataques terrestres, pero que también lee muy bien los envíos aéreos. Dalton deberá saber dónde se encuentra Warner en cada snap porque podría generar bastantes inconvenientes.