Inicio Noticias Analizando la temporada 2020 de los Cowboys: tackles ofensivos

Analizando la temporada 2020 de los Cowboys: tackles ofensivos

1864
3

El año de Dallas fue indudablemente muy malo teniendo en cuenta las expectativas que había antes de iniciar la competencia. La contratación de Mike McCarthy debía ser lo que le iba a dar un extra al equipo. Sin embargo, los resultados fueron decepcionantes. Pero ahora que concluyó la temporada es el momento justo para evaluar el rendimiento de cada uno. Hoy: offensive tackles.

¿Cómo fue el 2020 de los tackles ofensivos?

Dallas tuvo en su ataque a la unidad con más solidez en la temporada. A pesar de haber perdido a Dak Prescott en la semana 5, el nivel de competitividad fue aceptable teniendo en cuenta lo complicado que es jugar con un quarterback suplente. Sin embargo, hubo un punto muy flojo que le causó muchos inconvenientes al funcionamiento global.

La línea fue lógicamente esa variable. Las lesiones fueron el motivo más importante por encima del rendimiento porque los Cowboys se vieron obligados a confiar en jugadores que no están preparados aún para ser titulares en la NFL. El puesto de los tackles fue a su vez el más perjudicado por las bajas.

Cualquier equipo que tenga que alinear como tackles a jóvenes con poca experiencia seguramente va a sufrir. Si a eso añadimos que los reemplazantes fueron agentes libres no drafteados entonces podemos decir que el resultado era esperable. Modificar constantemente la alineación hace todo más difícil.

En la derrota frente a los Rams que inauguró la temporada no estuvo La’el Collins. Hasta ahí se creía que podía regresar pronto porque las nuevas reglas de la lista IR le permitían volver luego de tres semanas. Sin embargo, debió operarse la cadera ante la imposibilidad de recuperarse con normalidad. El tackle derecho concluyó así el 2020 sin poder estar en el terreno de juego.

El caso de Tyron Smith es muy similar. Aunque la gran diferencia aquí es que el tackle izquierdo tuvo varios problemas físicos en las cuatro campañas más recientes. Entre 2016 y 2019 se perdió tres duelos en cada temporada. Por eso es que Dallas debería iniciar la búsqueda de un potencial reemplazante porque ese lugar es clave para el equipo.

Smith estuvo en la derrota en Los Angeles, pero quedó fuera un poco más tarde. Su año quedaría finalizado tras retornar en la semana 4 ante los Browns. El tackle izquierdo no pudo dejar atrás una lesión en una zona muy delicada como el cuello, por lo que eso fue todo. Perder a quien cubre el lado ciego del quarterback fue una baja demasiado importante.

Cam Erving llegó en la agencia libre para reemplazar a Cameron Fleming como el swing tackle. Aunque la disponibilidad de Erving no fue ideal ya que él también tuvo lesiones. Erving estuvo en apenas seis juegos, pero su nivel no fue del todo confiable. Esa combinación hizo que los Cowboys debieran acudir a otras opciones.

La primera aparición fue Terence Steele. El novato llegó como UDFA en 2020 para ser parte del campamento de entrenamiento, pero muy pocos creían posible que esté en el roster. Aunque las lesiones lo convirtieron en el tackle derecho desde la semana 1 en LA por la lesión de Collins. En total estuvo en 14 presentaciones desde el inicio, aunque vio snaps en las 16.

El rendimiento de Steele fue bastante flojo sobre todo al comienzo. Pero no sería justo culpar al joven porque fue enviado al terreno casi sin preparación. El staff no lo ayudó mucho porque, por ejemplo, frente a lo dejaron solo contra Myles Garrett. Mike McCarthy decidió mover a Zack Martin a RT en la semana 11, pero Martin se lesionó en el siguiente juego.

Otro UDFA como Brandon Knight jugó más de lo planeado por la inesperada ausencia de Smith. Knight llegó tal como lo hizo Steele, aunque un año antes. El tackle vio snaps en ofensiva en once juegos, siendo un integrante titular en nueve ocasiones. Su presencia fue un poco más convincente que la del rookie, pero no lo suficiente.

Una prueba de que esta área necesita mejorar enormemente es que Dallas concluyó 26° en la protección del quarterback. Las 44 capturas permitidas son un número demasiado alto para un equipo que dependerá de la ofensiva para ser competitivo. Si bien muchas de esas tuvieron que ver con errores del QB o el interior de la línea, el nivel de los tackles fue muy bajo.

¿Es una necesidad en la agencia libre o el draft?

Tener profundidad en la línea ofensiva es vital porque allí comienza todo. Al añadir que la apuesta fuerte de la franquicia está en esa unidad, entonces hay que encontrar toda la ayuda que sea posible. El draft puede ser una muy buena opción por la profundidad que hay en la camada que entrará a la liga. Aunque no debe descartarse encontrar algún liniero veterano que sirva como plan de emergencia.

¿Quiénes se van y quiénes se quedan?

El grupo de tackles ofensivos que compitió en 2020 estará de regreso este año casi en su totalidad en cuanto a lo contractual. Erving será agente libre en marzo, aunque su salida no sería tan complicada para sustituir. Greg Senat es un liniero con participación cercana a cero en ofensiva que será free agent. El mexicano Isaac Alarcón tendrá la posibilidad de conseguir un puesto en el roster de nuevo en la próxima pretemporada.

3 COMENTARIOS

  1. Es màs que una necesidad es altamente prioritario traer del draft y en la agencia libre todos los OL y G que se pueda ya que los existentes son novatos y precisamente de calidad y el resto ya son veteranos cerca del retiro. No se trata de reconstruir se trata de crea una nueva linea ofensiva si desde cero.

    • Estoy de acuerdo con vos. Hacen falta sobre todo tackles aceptables que por lo menos puedan estar en los 16 juegos. Un saludo Eduardo

      • Gracias por el espacio y la retroalimentación que permite. Una abrazo y que tenga un 2021 con salud.

Comments are closed.