Inicio Noticias Analizando la temporada 2020 de los Cowboys: linieros ofensivos interiores

Analizando la temporada 2020 de los Cowboys: linieros ofensivos interiores

1742
0

El año de Dallas fue indudablemente muy malo teniendo en cuenta las expectativas que había antes de iniciar la competencia. La contratación de Mike McCarthy debía ser lo que le iba a dar un extra al equipo. Sin embargo, los resultados fueron decepcionantes. Pero ahora que concluyó la temporada es el momento justo para evaluar el rendimiento de cada uno. Hoy: guardias-centros.

¿Cómo fue el 2020 de los linieros ofensivos interiores?

La parte más inestable de la ofensiva fue indudablemente la línea ofensiva. Precisamente fueron los tackles quienes presentaron mayores dificultades. Sin embargo, el sector interior tampoco funcionó como en años anteriores. Un factor que tuvo mucho que ver fue la cantidad de lesiones sucesivas que hubo.

Zack Martin lógicamente fue la pieza más importante. El guardia derecho es por mucho el liniero más confiable que tienen los Cowboys. Su relevancia para la alineación es tan clara que tuvo un gran nivel incluso cuando fue movido a la posición de tackle derecho. Aunque desafortunadamente eso ocurrió sólo en un juego completo.

No es casualidad que en aquel triunfo frente a los Vikings el juego terrestre haya totalizado 180 yardas por esa vía. Pero en la semana siguiente sufrió un inconveniente en una de sus pantorrillas ante Washington que finalizó su temporada. Ese episodio se sumó a una conmoción contra Arizona que limitó su año a apenas diez duelos.

Martin interrumpió de esa manera su racha de selecciones All-Pro tras ser drafteado en 2014. La ausencia de un capitán tan decisivo fue muy notoria sobre todo en los desafíos inmediatamente posteriores. No hace falta aclarar que el guardia derecho es un pilar fundamental en el resurgimiento de un área que supo ser una fortaleza.

El otro conocido es Connor Williams. Su mejor característica fue la disponibilidad, ya que fue el único que estuvo en cada una de las 16 presentaciones. Se perdió de hecho apenas un snap en toda la temporada. Si bien esto es algo muy importante, el rendimiento no fue excelente. El contexto seguramente tuvo mucho que ver, pero Williams debe mejorar un poco más.

La tercera personalidad veterana de este grupo fue Joe Looney. El centro firmó una extensión en la agencia libre para ser el titular luego del retiro de Travis Frederick. En 2018 había realizado esa tarea de gran forma. Sin embargo, en esta ocasión su actuación no fue la ideal. Una lesión hizo que estuviera en 13 juegos, aunque tuvo un número considerable de snaps en 11.

Esta baja de Looney le abrió la puerta a Tyler Biadasz para que comience a ganarse un lugar como el ancla de la línea a futuro. El novato aprovechó para sumar mucho tiempo en el terreno de juego en la parte inicial de la temporada. Así es como entre las semanas 3 y 8 fue una pieza dentro de la alineación, incluyendo cuatro titularidades hasta que se lesionó.

Como era de esperarse hubo algunos vaivenes en su rendimiento producto de la inexperiencia. Biadasz tuvo por ejemplo un fumble centrándole el balón a Andy Dalton frente a los Giants. El caos en la línea fue otro factor por el que el rookie superó la prueba de estar en la NFL. Eso se vio principalmente cuando pudo alinearse con Martin a su lado como un apoyo vital.

Connor McGovern es la otra aparición del 2020. Había mucha esperanza en que iba a competir con Williams por ser el guardia izquierdo tras ser drafteado en 2019. Sin embargo, la selección de tercera ronda se perdió su temporada de novato por una lesión pectoral. Por fortuna a fin de cuentas pudo ser parte del equipo.

Su caso fue similar al de Biadasz en cuanto al motivo por el que ingresó a la alineación. Aunque aquí fue la lesión de Martin la que obligó al staff a confiar en el joven. McGovern fue un integrante importante de una mejorada línea ofensiva en la segunda mitad de la campaña, por lo que será alguien que le brindará profundidad a la franquicia en 2021.

Estos son los cinco que se repartieron los roles destacados en el interior de la línea ofensiva. Sin embargo, hubo otros linieros que fueron parte del roster en menor medida. Marcus Henry y Adam Redmond son dos centros-guardias que estuvieron únicamente en equipos especiales. Henry tuvo tres snaps y Redmond 15.

¿Es una necesidad en la agencia libre o el draft?

En condiciones ideales, Dallas no debería buscar linieros ofensivos interiores. Las lesiones son un problema a resolver en la línea, pero eso sucede primordialmente con los tackles. Allí sí es un tema complicado. Sin embargo, esa no es la situación en lo que respecta a posibles centros o guardias. Entre los nombres que están en el roster hay tanto potencial como versatilidad para que este puesto no esté en la lista de prioridades.

¿Quiénes se quedan y quiénes se van?

Looney es quien se convertirá en agente libre sin restricciones a partir de marzo. Ese escenario ya sucedió en 2020. Sería muy inteligente por parte de los Cowboys volver a firmarlo para tener a alguien probado como plan de respaldo incluso si creen que Biadasz será el centro. El resto de las opciones aún está bajo contrato.