Inicio Noticias Analizando la temporada 2020 de los Cowboys: corredores

Analizando la temporada 2020 de los Cowboys: corredores

2373
0

El año de Dallas fue indudablemente muy malo teniendo en cuenta las expectativas que había antes de iniciar la competencia. La contratación de Mike McCarthy debía ser lo que le iba a dar un extra al equipo. Sin embargo, los resultados fueron decepcionantes. Pero ahora que concluyó la temporada es el momento justo para evaluar el rendimiento de cada uno. Hoy: los running backs.

¿Cómo fue el 2020 de los corredores?

Esta temporada demostró que los Cowboys completaron la transición hacia una ofensiva principalmente aérea. En 2019 Kellen Moore había sido designado como coordinador para darle mayor agresividad a esa unidad. Luego de dar varios pasos hacia adelante con Jason Garrett como head coach, utilizó esta oportunidad para conseguir aún mayor explosividad.

Quedó claro a pesar de su lesión que este es el equipo de Dak Prescott. Inevitablemente eso hace que el juego terrestre pierda protagonismo. El flojo comienzo hizo a su vez que todos los juegos debieran requerir de remontadas por el pésimo nivel de la defensiva, por lo que atacar por esta vía fue algo que no funcionó en ningún momento del año.

Un signo de pregunta muy grande pensando en el futuro está en Ezekiel Elliott. Más allá de que finalizó décimo en la NFL entre los corredores, sus 979 yardas no son un gran número. Sobre todo porque no es que Elliott no recibió mucho el balón, sino que por el contrario fue quinto en la liga con 244 intentos.

Esa combinación demuestra que no fue tan productivo. La efectividad que tuvo tampoco fue nada buena ya que apenas promedió cuatro yardas por acarreo. Pero dejando de lado las estadísticas frías hay que añadir que no se lo vio con la explosión que solía tener. Esas grandes escapadas de su temporada de novato no parecen muy probables.

Aunque lo más raro seguramente fue los inconvenientes que tuvo para proteger el ovoide. En esa área tan vital para los running backs es donde generó dudas. En 2020 cometió seis fumbles y perdió cinco de ellos que fueron muy costosos. Lo sorprendente aquí es que ese nunca fue un problema para él desde incluso su estadía en Ohio State.

Su contraparte tuvo flashes de lo que puede hacer, pero no llegó a desatar su potencial atacando por tierra. Tony Pollard concluyó con menos yardas que en su primera temporada en la franquicia a pesar de haber estado presente las 16 semanas. Las cifras marcan que tuvo 435 yardas terrestres y 193 aéreas.

Un dato interesante para tener en cuenta es que la repartición de snaps fue menos despareja. El año pasado había sido aproximadamente 85-15, pero Moore de a poco fue modificando ese valor para llegar a un valor cercano al 70-30. La gran diferencia estuvo en que Pollard ya no fue únicamente el RB que ingresó cuando Elliot necesitaba descansar durante una serie.

Lo que sí dejó ver la selección de cuarta ronda es que tiene la habilidad para lograr avances que cambiar el rumbo de una serie. Su promedio fue nada más 4.3 yardas, pero en su anotación de 40 yardas frente a los 49ers mostró esa velocidad. La otra prueba está en sus tres devoluciones de patada de 60 o más yardas.

El otro running back que estuvo en ofensiva fue Rico Dowdle. Aunque fue simplemente en instancias irrelevantes como la amplia derrota frente a los Cardinals o en el triunfo sobre San Francisco porque Elliott estaba ausente por lesión. En total tuvo 24 yardas en siete acarreos. Su participación principal fue lógicamente en equipos especiales.

¿Es una necesidad en la agencia libre o el draft?

Al haber tantas falencias en el roster se puede decir que no es una prioridad para los Cowboys conseguir otro corredor. Sin embargo, considerando el declive de Zeke no estaría mal buscar algún novato en las últimas rondas del draft o como UDFA. No para que se convierta inmediatamente en parte del equipo, pero sí para comenzar su desarrollo. La agencia libre no debe ser utilizada para completar este grupo.

¿Quiénes se quedan y quiénes se van?

Los tres corredores en cuestión seguirán en el equipo. La situación contractual de Elliott deja en el camino cualquier posibilidad de que se vaya. El espacio salarial se vería más afectado si se queda que si es liberado. A su vez ningún equipo haría un intercambio por un corredor con un contrato tan elevado. El único que podría irse es el agente libre no drafteado Sewo Olonilua porque Jamize Olawale podría regresar tan haber optado por no competir esta temporada.

Aquí podrás ver las notas publicadas acerca de cada puesto

Staff de entrenadores

Mariscales de campo

Esquineros

Alas defensivas

Tackles ofensivos

Alas cerradas