Inicio Noticias Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a...

Análisis del próximo rival: ¿Qué debería hacer la ofensiva para dañar a los Eagles?

653
0

La actuación colectiva frente a los Cardinals no fue nada buena. Cuando se esperaba que continuara el buen rendimiento tras un gran triunfo ante el Football Team en SNF, los Cowboys retrocedieron. Sin embargo, la unidad que más en deuda quedó resultó ser de nuevo la ofensiva. En esta ocasión podrían contar con la gran ventaja de que los Eagles quizás tengan muchas bajas.

Línea ofensiva vs. Línea defensiva

Un punto de énfasis en la semana de prácticas indudablemente debe ser la disciplina. No porque Dallas haya cometido infracciones de rudeza innecesaria o de ese estilo, sino que las penalizaciones por sujetando fueron demasiadas. La importancia de corregir estos errores es enorme por perder diez yardas es casi insalvable con la manera en la que está desempeñándose el ataque.

Los Cowboys son el equipo más penalizado de la NFL. Hace un mes los castigos le costaron la titularidad a Connor Williams. Sin embargo, el domingo pasado casi toda la línea fue protagonista de algún pañuelo amarillo. Incluso el veterano Tyron Smith ingresó en esa lista. De alguna manera el staff deberá encontrar cómo resolver esa cuestión porque en los playoffs cada posesión vale y un holding con el nivel actual muy posiblemente finalice en un despeje.

La batalla en la línea de scrimmage será a su vez vital el próximo sábado. Allí es donde está seguramente el mejor jugador de la defensiva y quizás hasta del roster de Philadelphia. Ese no es otro que el DT Fletcher Cox. Su capacidad tanto para detener los ataques terrestres como para presionar al quarterback por el interior es admirable. Sin embargo, su presencia está en peligro tras haber sido añadido en la lista covid el lunes.

Aunque su compañero de dupla en el centro está teniendo una gran temporada. Javon Hargrave es el líder en capturas de la franquicia con 7.5, por lo que no puede ser descuidado. La otra herramienta en la presión es el DE Josh Sweat también con 7.5 sacks. Sweat llega además de conseguir cuatro en los últimos tres juegos.

Corredores vs. Defensiva terrestre

Las estadísticas de la caída a manos de Arizona son imperdonables para la ofensiva. No se puede pretender lograr 150 yardas por esa vía cada semana, pero la producción es sorprendentemente mala. E incluso no es lo peor en este caso. Lo más grave es que Dallas ni siquiera está intentando correr el balón.

Los running backs recibieron el ovoide un total de 12 veces para 25 yardas. Los números son tan preocupantes que hasta no parecen reales. Ezekiel Elliott obtuvo 16 yardas en nueve acarreos. Tony Pollard avanzó nueve en sus tres intentos. Más allá de que el promedio sea pésimo, si se abandona muy temprano esta faceta le costará muy caro en la postemporada.

La ausencia del ataque por tierra complica todo el funcionamiento. Los play-action pasan a ser inútiles porque la defensiva no les tiene temor a los corredores. Lo complicado ahora será encontrar el ritmo enfrentando al tercero mejor defendiendo ese rubro. Philadelphia apenas permite 3.9 yardas por jugada.

Receptores abiertos vs. Backs defensivos

En este sector las potenciales ausencias en el adversario no son un detalle menor. Entre los que deberían superar el nuevo protocolo de coronavirus están el esquinero Avonte Maddox junto con los safeties Rodney McLeod y Marcus Epps. Si bien la presencia del cornerback convocado al Pro Bowl Darius Slay es destacada, tantas bajas en la rotación podrían ser irremplazables.

Pero el punto para enfocar deber seguir apuntando a lo propio. Si los Cowboys no mejoran la cohesión en el juego aéreo no será relevante quién esté enfrente. Luego de una producción muy participativa ante Washington, los números de Amari Cooper volvieron a ser discretos. Eso se repitió con CeeDee Lamb.

Que el receptor abierto de 20 millones por año concluya con tres recepciones para 18 yardas es un aliciente de que algo no está bien. Es indudable que cuando el desarrollo no fluye hay que involucrar más a los talentosos. Pero esa es otra situación que por alguna razón no ocurre. Lamb viendo apenas cuatro targets significa que Kellen Moore tiene mucho en qué pensar.