Inicio Noticias Análisis de la temporada de los Cowboys: alas defensivas

Análisis de la temporada de los Cowboys: alas defensivas

1972
2

El año de Dallas fue indudablemente muy malo teniendo en cuenta las expectativas que había antes de iniciar la competencia. La contratación de Mike McCarthy debía ser lo que le iba a dar un extra al equipo. Sin embargo, los resultados fueron decepcionantes. Pero ahora que concluyó la temporada es el momento justo para evaluar el rendimiento de cada uno. Hoy: defensive ends.

¿Cómo fue el 2020 de las alas defensivas?

La defensiva a nivel global fue una desilusión de principio a fin según las expectativas. La línea se creía iba a generar mayor disrupción a través de un esquema más múltiple que permitiera lograr cierta imprevisibilidad. Alinear a DeMarcus Lawrence en varios lados de la formación era una de las variantes que debía darle un impulso a este lado del balón.

Pero la realidad marca que eso fue una simple ilusión. Si bien los defensive ends puntualmente no tuvieron tan mal rendimiento en comparación con el resto, la producción no existió. Porque más allá de los números fríos, nunca se vio a un quarterback rival lanzar bajo mucha presión como sí sucedió al revés.

Lawrence es un caso muy interesante para analizar por ser el mejor ala defensiva del equipo. Hasta se puede añadir que es el jugador más destacado de la unidad, aunque eso verdaderamente se debe al poco talento que tienen los Cowboys en ese área. Su rendimiento en la segunda mitad de la temporada mejoró muchísimo, pero eso no es suficiente.

Un foco de críticas constante en Dallas es Ezekiel Elliott. Para todos las 979 yardas por tierra que consiguió son muy pocas porque se coloca en la balanza el contrato de 90 millones que firmó en 2019. Por eso creo que el DE debe ser juzgado con la misma fiereza que Elliott. Su salario lo obliga a hacer más de lo que está realizando.

Las capturas no son la única variable a considerar cuando se evalúa a un liniero defensivo. Tank es por ejemplo excelente deteniendo los ataques terrestres. Sin embargo, allí no logró deslumbrar. Descontando las dos temporadas en las que participó en pocos juegos, los 11 tackle-for-loss que logró fueron la segunda cifra más baja de su carrera.

Aquí hay que agregar que Dallas finalizó 31 en la NFL en yardas terrestres permitiendo 158.8 en promedio. Está claro que la falta de tackles dominantes es un factor importante, pero los defensive ends no pueden ser excluidos de la responsabilidad. Aunque es pertinente regresar al ítem de la presión al quarterback porque es quizás el valor más relevante.

Apenas 6.5 sacks fue lo que logró Lawrence en la temporada. Más allá de que lideró al equipo en ese punto, no es una cantidad significativa. Regresando a la comparación con el caso de Zeke hay que mencionar que esa cifra lo dejó en el puesto 37 en la liga. Sin embargo, sus 21 millones por año en promedio son el tercer salario más alto entre las alas defensivas.

Una apuesta en la agencia fue contratar a Aldon Smith. El OLB irrumpió en la NFL en 2011 con dos temporadas récord en la historia del deporte al acumular 33.5 capturas. Lógicamente el aporte que se proyectaba de él era muy difícil de predecir al haber estado fuera de la liga desde 2015 por problemas extradeportivos.

Aunque ciertamente superó las expectativas. Es cierto que bajó su producción luego de su muy buen inicio, pero su aporte fue más que aceptable por la inactividad que acumulaba. Smith resultó ser una herramienta muy interesante que se mantuvo compitiendo al máximo en todos los juegos a pesar de estar en desventaja.

Esa confiabilidad que brindó al entregar todo en cada snap lo convierte en una pieza que Dallas está obligado a convencer para que se quede. Su mejor actuación fue en la semana 3 cuando derribó tres veces a Russell Wilson. Smith completaría su temporada de regreso a la NFL con cinco sacks.

Otra buena noticia fue la reincorporación de Randy Gregory. La franquicia tan acostumbrada a dar oportunidades a jugadores con inconvenientes fuera del terreno continuó apoyando al DE. Gregory volvería para estar presente en diez juegos con rendimiento ascendente. Su aporte se notó más allá de los números porque logró generar bastante presión a los quarterbacks.

Las piezas de recambio no tuvieron tanta participación. Tyrone Crawford se vio muy limitado en su rendimiento con un rol absolutamente secundario. Logró quedarse en el equipo a pesar de su elevado salario para alguien de rotación, pero eso quizás no se repita este año. Crawford consiguió dos capturas de muy poco valor al ser frente a los Bengals con el juego sentenciado.

A esta lista hay que sumar tres nombres para completarla. Dorance Armstrong aumentó su participación aunque no tuvo impacto en las estadísticas. El DE consiguió forzar un fumble en equipos especiales ante los 49ers. La selección de quinta ronda Bradlae Anae estuvo en apenas seis snaps en la defensiva. El UDFA Ron’Dell Carter tampoco tuvo presencia significativa.

¿Es una necesidad en la agencia libre o el draft?

Nunca está de más añadir pass rushers a pesar de que ya tengas varios en el roster. Aunque para los Cowboys el puesto de ala defensiva debe ser realmente tenido en cuenta. Lawrence y Gregory seguramente sean los titulares, pero detrás de ellos no hay tanta profundidad para que la línea siga siendo productiva mientras ellos descansan.

Obviamente poder retener a Smith es una prioridad para tener un buen grupo, pero eso quizás sea complicado. El draft debe ser otra opción para prestarle atención. Si bien esquineros, linebackers o tackles defensivos son vacíos más evidentes, no hay que descartar elegir un defensive end si está disponible el prospecto adecuado.

¿Quiénes se quedan y quiénes se van?

La gran incógnita es Smith. Tras su buen nivel muy posiblemente reciba ofertas más onerosas de otros equipos, por lo que su estadía en Dallas se ve como algo incierto. Crawford es otro liniero que finaliza su vínculo, aunque su situación es opuesta. El liniero defensivo está en un declive bastante notorio que siembra dudas acerca de si seguirá siendo parte de la franquicia.

El resto de las alas defensivas está compuesto por los elementos de rotación. Al haber sido un pick de cuarta ronda en 2018, Armstrong tiene un año más de contrato. El novato Anae seguirá esperando por ser parte de la defensiva frecuentemente. La situación de Carter es bastante fluctuante como suele suceder con cada agente libre no drafteado que no es tan destacado.

Aquí podrás ver las notas publicadas acerca de cada puesto

Staff de entrenadores

Mariscales de campo

Corredores

Esquineros

Tackles ofensivos

Alas cerradas

2 COMENTARIOS

  1. Coincido con vos. Una presencia confiable en la zona media será fundamental. Muchas gracias por comentar

  2. Faltaron linebackers…de calidad y !!!SANOS¡¡¡¡¡…todo el tiempo estuvieron perdidos…Con eso …hubieran podido integrar a los profundos y complementar a los linieros…que requieren estar seguros de que los linebackers cubriran los huecos….que originen sus penetraciones….y al mejorar la defensiva…se hubiera descargado a la ofensiva…del peso de tener que anotar para remontar…la agencia libre debe centrarse en obtener buenos y experimentados linebackers y otros prospectos en el draft…para deshacerse de los actuales…

Comments are closed.